22 July, 2010

Somos sobrevivientes

Uno a veces se pregunta por qué hay tanta gente que usa Crocs sin ser enfermero o cocinero, o por qué hay personas que pagan por ver a un imitador de Arjona, o por qué todavía hay gente que manda mails spam.

Pero cuando analizamos un poco cómo crecimos y cómo nos criaron, debiéramos agradecer lo bien que estamos, porque la verdad es que podríamos haber salido todos como el orto.

De chiquitos cantábamos canciones re lindas, re simpáticas, como si nada: "Mambrú se fue a la guera y no sé cuándo vendrá. Ajajá ajajá, no sé cuándo vendrá". O sea: Mambrú estaba en la colimba, le tocó de reservista y terminó arriba de un camioncito, haciéndose cagar a tiros, con hambre y viendo cómo a sus compañeritos les volaban las piernitas y los bracitos con bombitas réquete ruidosas; y paaaabre, no sabíamos si iba a volver para Pascua o para Navidad. Es decir, el tipo podía estar de Abril a Diciembre a los escopetazos, y nosotros cantábamos "ajajá, ajajá". Hermoso.

De chiquitos tomábamos Naranjú, que era un sachet de plástico transparente lleno de jugo congelado de un sabor que decía llamarse naranja o frutilla, y chupábamos eso hasta que se derretía el hielo. De postre, Mielcitas, el mismo sistema pero con unos sachetitos chiquititos llenos de una sustancia viscosa de colores fuertes y un sabor parecido al que se siente si le pasás la lengua por el entrehuevo a Carlitos Tévez cuando está por patear un penal. Todo bromatológicamente perfecto.

Veíamos a Flavia Palmiero, que estaba más fuerte que una formación del Sarmiento sin frenos, pero que hablaba con un televisor. Nada, un televisor. Todo muy psicotrópico.

O sea, habiendo crecido con estas cosas, ¿cómo esperamos que no existan los Guido Kakzca, los Marley o las Belén Francese? Que haya médicos producto de eso es, realmente, un milagro.

Pero bueno, nuestros hijos crecen viendo a Topa y a Oggi Junco. No sé si estamos del todo bien.

Flavia habla con una tele, yo me peleo con la Epilady. ¿Y qué?

13 comments:

xielo celeste said...

pregunto: ¿cómo sabe que "el sabor del jugo y las mielcitas son parecidoas al que se siente si le pasás la lengua por el entrehuevo a Carlitos Tévez cuando está por patear un penal?...me contesto: debe ser una metáfora, sí es eso....una metáfora por dió!!!

Leer más: http://www.semeapagoelpiloto.com.ar/2013/07/somos-sobrevivientes.html#ixzz2ZnPUaO9Y

Ale said...

Menos averigua Dios y pone los datos de su tarjeta de crédito en MercadoPago.

cipselas said...

Sí, somos sobrevivientes del naranjú, de las mielcitas, de las gallinitas de azúcar y, en mi caso, de los helados laponia vendidos en bicicleta sin cadena de frío, de Carlitos Balá hablándole a Angueto, un perro invisible.
Es más sobreviví, a las gaseosas Tucho, entendés Colo, a mi casa venía el "tu-che-ro", botella de litro de vidrio retornable con una T en cursiva, marginalidad hecha gaseosa que se vendía por Villa Adelina y Ballester.
Mis respetos, Colo.
San Montelpare

Scabbers said...

Uy, pero Colo!!! Esa canciòn me hace acordar a una vecina que tenía una voz agudiiiita, encima terminaba para el carajo el famoso Mambru, "con cuaaatro oficiaaaales, chiribin chin chin..." No se cómo no salimos depresivos y adicto-dependientes de cada bolud...no, mejor acabo acà.
Palmiero era hermosa,todos los pibes embobados antes de ser otra gata de Franco Macri...

MARIA2 said...

Con Flavia estaban embobados los pibes y los padres. Con la de la isla de los Whittys tambien.
Mi hijo mas chico veía a las trillizas de oro! Será por eso que fue a ver el otro día EL LLANERO SOLITARIO. Para recuperar horas de infancia perdidas. O ya o madurará mas. No se. Me asusta oirlos hablar de este tipo de series o películas a mis dos hijos.

Cazador said...

Ser sobreviviente al Naranju, es casi estar al nivel de heroe de guerra. La puta, como es que viven mi higado y mi pancreas o no tengo minimante diabetes? mas aun ¿como conservo mis dientes? Porque el Bazooka y Bubaloo eran lights al lado de estos.
La Ola Verde? explicamelo.

Anonymous said...

Y cuando ibas a un boliche a bailar o a una confiteria y pedias jugo de natranja y te daban uno que venia en bidones de plastico. Lo unico naranja que tenia era el color...total, mezclado con algun licor quien se daba cuenta? Lo se porque yo tenia un boliche bailable por la zona de Martinez y no podia creer que la gente tomara eso. He conocido unos cuantos que lo sobrevivieron.

MARIA2 said...

Y los helados TUCAN? Y los que vendían en los super, de 5 kg, que salían tan baratos que pasábamos el verano comiendo eso? También era pintura fresca.

Anonymous said...

Mambrú, Aserrín aserrán, La farolera...
Y se quejan de las letras del Pity?

Anonymous said...

El blog retro me gusto.Respecto al sabor de las mielcitas,tendre que creerte porque carezco de tu experiencia culinaria al respecto.

Abrazo grande!!

PABLO

Valentina said...

Semanas enteras ahorrando para comprarme un Jack con muñequito, para que me salga repetido. La infancia apesta, a veces.

MARIA2 said...

Ayer a la noche tuve una reunión familiar, y justamente salió el tema de lo que veíamos en la tele cuando eran chicos mis hijos. Los domingos veníamos todos juntos NUBELUZ. Mi hijo se acordaba que cuando iba a empezar un juego decían GRANTICO PALMANI ZUUM , o algo asi. Y despues se pusieron a cantar juntos: eoe eoa eoe eoa y asi era toda la canción cuando empèzaba parece. Yo aproveché este blog y lo usé. Les dije que salieron asi por la porquería que les dejaba ver. Asi que te plagié, Ale.

Diego said...

Naranju y mielcita, que recuerdos, mi higado es un sobreviviente mas.....
No se olviden de los pirulines los que se vendian todos manoseados en la estacion de trenes de Florencio Varela, los comias con el plastico porque el calor hacia que no se despeguen.....
No existia bromatologia