07 January, 2013

El pelotudo y las vacaciones (II)

El año pasado comenzamos una saga de posts informativos que, por razones que ahora no recuerdo, quedó truncada en una única entrega. Así es que hoy, como si no hubiera pasado un año en el medio, continuaremos informando al público sobre esta abominable realidad que a todos nos toca vivir: el pelotudo que se va de vacaciones.

El pelotudo calcula todo todo menos lo importante: qué va a hacer durante el día. Prepara el auto, la heladerita, el bronceador, las revistas de crucigramas, todo; siente que tiene todo arreglado. Entonces llega a la costa, va con la familia a la playa... y no sabe qué hacer. Son las 10, y playa. Las 12, playa. La una, almuerzo de sánguches con arena... y playa. Para las 5 de la tarde está bordó como el huevo de un corredor del Dakar y extrañando como loco la oficina con aire acondicionado, y todavía quedan como 5 horas de martirio. A la nochecita supermercado con 754 personas delante, después hora y media de cola en el restaurant de mariscos, un poco de paseo por una peatonal más cargada que el San Martín de las 8:15 y después sí, a descansar para estar fresquito al otro día, que hay... playa.

El pelotudo turista, sobre todo el internacional que viene a estas pampas, siente la necesidad irrefrenable de adornar su cabeza con algún accesorio que en su ciudad natal no usaría ni a escopetazos. Abunda el sombrero Panamá blanco entre los hombres y la capelina entre las señoras de mediana edad; en el pelotudo joven es furor el gorrito piluso, signo inequívoco de la entrenada pelotudez de su portador.

El mayor flagelo del pelotudo estival: las fotos. El pelotudo, aprovechando la tecnología, aprovecha para sacarle fotos a cualquier estupidez, generando miles y miles de gigabites de información más inútil que el fonoaudiólogo de Madcelo Bodelli. Por supuesto, cada una de ellas irá a parar al Facebook del pelotudo en cuestión, quien probablemente le ponga "Me gusta" a sus propios álbumes, característica primaria del pelotudo informático.

Y lo peor: el pelotudo vuelve de sus vacaciones, y supone que el mundo entero quiere saber cómo le fue. Pero ese es otro asunto, al que podríamos llamar "El pelotudo en la oficina".

Por supuesto, todo esto lo digo de envidia porque estoy laburando como un oso de circo en lugar de estar remojando las patas en Córdoba. Pero bueno, peor es Arjona.

¡Oh, un pelotudo!

18 comments:

Natalia Montero said...

Queridísimo...se le olvida decir que antes de que el pelotudo se vaya, te satura la estación de servicio...flaco, cargá en la ruta! (Igual, de jodida que soy nomá', porque no tengo auto)
Y ni hablar de que te dejan sin guita los cajeros los viernes a la tardecita.

Y no nos olvidemos, del pelotudo que se compra la foca de plástico que cambia de color según el clima. ¡¿WTF!? No la pegan Confesore&Cía y nos consagramos a un plástico duro pegado a una "conchilla de mar"?
Naaaa...

(Sí, habla una envidiosa que se va de vacaciones en Abril, carajo)

Scabbers said...

Camisa de flores y sombrero, róbenle y golpeen tranquilo que es un yanqui en el 95% de las veces. Es que vienen con esa idea de que aquí estamos con el sombrero y somos gauchos con boleadoras....y no hay nada que les quite esa imaginación.
Igual, a la playa o iria ni en epdo por estas fechas, ¿estar asándome con 400 personas alrededor? si lo que quiero es libertad, no ver a nadieeee!!!

peppers said...

Hoy me cruce con por lo menos 7 gringos con sombrero panama, o sombrero indiana jones, se piensan que van a la selva los culeados estos...

Lovely Rita said...

Yo entraría en la categoría "pelotuda fotógrafa" le saco fotos a toooodo lo que se me cruce en mi camino, desde a un cerro hasta la ojota que se me cayó en el barro. Y este año va a ser peor porque me voy y vuelvo de las vacas en avión y volé solo 1 vez y en épocas en que la cámara digital ni existía, así que voy a ser doblemente pelotuda este año. Igual me encanta!

Sandra Montelpare said...

El pelotud dice Mardel o La Feliz y ahí me entra a picar el ovario izquierdo como los que le dicen "traé alfajores". El album tendrá 200 fotos con epígrafe obvio. Cuando me voy, este año no es el caso, tengo la dicha de no fu ar e un tipo al lado ni a mis chicos que quedan con el padre. Estoy pensando en volver a abrir fb tipo abril... Mis respetos, Colo, por el post de hoy.

Cazador said...

Me pone loco la gente que tiene un atuendo especifico y ridiculo para las vacaciones. Yo me visto como siempre, salvo para ir a la playa. No uso ojotas, eso si.

Vale said...

Vamos a ver el lado positivo para los que nos quedamos: la ciudad tiene menos pelotudos, menos cola en el super, menos tránsito, menos todo.
Lo que sí, en la milonga está lleno de extranjeros que vienen a ver tango, y me molestan dos cosas: una bailar con los pataduras que tomaron dos clases y se creen Gardel, y dos: los que dicen "io no habla espaneol". Soy teacher pero estoy de vacaciones querido, así que no habrá conversación entonces. Callate y bailá. ¡Y bailá bien por el amordedió!

Mica said...

Lo gracioso son los porteños cuando vienen a Córdoba. El otro día en el río había un pájaro hornero, y un porteño gritaba: mirá hijo, un halcón!! Jajajaja son divertidos!

Cazador said...

Que pelotudos! Como si aca no hubiese Horneros.

Cazador said...

Pelotudez veraniega que jamas hice: subirme a la banana.

Sandra Montelpare said...

Colo, todo bien con las vacaciones pero volvió Nicolás Repetto.
Con Nacha Guevara que va por su quinta reencarnación.
Por favor, hagamos algo para detener este flagelo.

Anonymous said...

Cazador, ese comentario deja abierta la puerta para muchas guarangadas..le aviso nomá.
En la playa hay que comer sanguche de milangas, el pan rallado disimula la arena.

Angel said...

Se le olvido decir que el pelotudo va a 80 por el carril izquierdo y se ofende cuando lo cagas a puteadas porque no se corre.
Ese mismo pelotudo va al playa con todo lo que describio usted tan bien en elmpost y.... se mete al agua.
Para que??? para joderle la vida a todos. El pelotudo se cree que con 40 pirulos tiene derecho a chapotear como un nene de 8 años con la diferencia que es tan PELOTUDO que se queda mirando un culo, viene una ola grande y hace justicia. Y no le digo del pelotudo que se quiere hacer el nadador, es el peor de todos. A mi me gusta mandarme pasando la rompiente para nadar un rato tranquilo, me voy bastante lejos, pero no hay caso, SIEMPRE, PERO SIEMPRE hay un pelotudo que como mucho hizo la plancha en la pelopincho y se quiere mandar a seguirte. conclusion: o lo tenes que sacar o viene el GV y y lo saca y de paso te caga a pedos a vos, que sabe lo que haces, pero por culpa de un pelotudo te tenes que comer un garron.
Falta el pelotudo en los jueguitos y el casino.

Solcito S said...

Por suerte me puedo dar el lujo de irme fuera del pais, despues de ahorrar todo el año. Me voy a cuba con todo incluido y puedo disfrutar de estar tirada en la reposera en tetas, sin que los babosos de nuetras playas te claven los ojos y las viejas te saquen el cuero, tomando daikiris y disfrutando de el agua calentita.

Mica said...

Que bueno Solcito! te salvas de bancarnos a nosotros los pelotudos :D

Srta. Brillantina .- said...

Y entre todos los pelotudos estamos los que nos vamos en febrero para gastar menos y que no halla tanta gente, toda la razon, peor es Arjona. Me encanta tu blog Ale :)

Anonymous said...

lo de los sombreros lo banco, el rayo del sol en la cabeza me pone de un mal humor tremendo!! sombrero de paja y con ala para que me tape de paso la cara, no quiero llegar a los 50 con la cara como una pasa de uva...

Bigote Falso said...

Otro pelotudo (y encima acomplejado) es el pelotudo y el protector solar: Acá yo en persona: http://www.bigotefalso.com.ar/2012/03/viaje-al-centro-de-la-psique.html