09 April, 2012

Estrategias callejeras para mirar culos

Desde tiempos inmemoriales, uno de los grandes placeres de la vida del hombre es relojear un culo; ya sea en la calle, en el laburo o en la fila del Rapipago, siempre hay un culo para mirar. El problema radica en que la mayoría de nosotros no acepta ese hecho como algo natural sino como un acto vergonzante (como si nos hubieran enganchado toteándonós mientras miramos a Narda Lepes cortando una cebolla de verdeo en juliana), así como a la mayoría de las chicas les parece mal que les pispeemos el baúl. Ya en épocas pretéritas, los homo-sapiens se hacían los que buscaban un brontosaurio en la lejanía, cuando en realidad le estaban relojeando el caquero a la vecina.

Por eso, con el tiempo fuimos adquiriendo ciertas habilidades observatorias, que nos permiten (o eso creemos nosotros) mirar felizmente un poto sin ser descubiertos. A saber:

- El "recuerdo repentino": la vemos venir hacia nosotros, no sabemos si va a estar buena o no, pero nuestro instinto nos dice que tenemos que darnos vuelta. Entonces la dejamos pasar y, segundos después y como si hubiéramos recordado algo terrible, nos damos vuelta bruscamente, como si fuéramos a volver sobre nuestros pasos con urgencia. Acto seguido, mientras nos hacemos los que recapacitamos al tiempo que fichamos el cortachurros, ponemos cara de "ah, no, al final estaba todo bien", por lo que retomamos nuestro camino original.

- El "problema con la luz": el mismo caso de antes, pero cuando la chica nos pasa por al lado, amagamos con mirar la hora; ahí nos hacemos como que no vemos bien, por lo que debemos darnos vuelta para ver mejor, aprovechando la ocasión para el deleite visual. Una vez resuelto el tema horario, volvemos a nuestro avance habitual.

- El adelantado: hay minas que de frente ya tienen un gran culo. A esas se las identifica de lejos, mucho antes de que se nos crucen; en esos casos, nos damos vuelta antes que la chica nos pase, como si buscáramos alguna información en el camino que hemos dejado atrás. Al no haber perseguido a nadie con la mirada, uno se sabe en plena inocencia de acto; y ahí está: la chica nos pasa por al lado (porque nos hemos quedado quietos, lógicamente) y nos obsequia el agradable espectáculo. La miramos todo el tiempo que nos plazca hasta volver a nuestro cauce, o la seguimos si nos parece adecuado.

Estas son cosas que hacemos algunos hombres. Si hay más tips, compártanlós. También quisiera saber si las chicas se dan cuenta de estos modus operandis y, sobre todo, mencantaría leer confesiones. Qué miran, cómo la caretean, etc. Porque acá tenemos que aprender todos, quétecrés.

"¿Dónde está el vendedor de pastelitos? A ver del otro lado..."

40 comments:

el capitán beto said...

Mire usté yo cuando voy solo ya no disimulo, miro con total desparpajo. Además si no querés que te miren ponete unas babuchas!!! Lo dificil es mirar cuando se va con la mujer de uno. He adquirido una capacidad de mover solo los ojos increible y sin dudas que las gafas de sol son el mejor invento del hombre o al menos el mejor aliado.

1 de enero, 8 de la mañana en la puerta de un reconocido boliche marplatense,mamado como una cuba, pasó un clásico culo enfundado en pantalón blanco, le solté el fino piropo de "con ese culo te invito a cagar a casa", le dio tanta vergüenza que ni siquiera se dio vuelta para mandarme a la mierda...y si, tenía un culo bárbaro.

Martín said...

Coincido, las gafas de sol son el mejor invento "miraculos" desde el espejo, porque claro, es complicado caminar con un espejo de mano por la calle y disimular...
Sin dudas el mejor de los casos es cuando el culo en cuestión y nosotros los simples mortales vamos con la misma dirección, pero eso ya deja de ser disimulado y pasa a ser un intento de hipnosis o algo por el estilo.

Anonymous said...

Yo camino siempre 2 pasos atras de mi mujer...en el super, en la calle, donde sea. Desde ahi tengo una posicion privilegiada para otear el horizonte...o para mirarle el locu a mi mujer que lo tiene re bueno.

Mariano said...

Dos cosas dos. Primero, el que sabe relojear, el verdadero apreciador, cultor y degustador visual de ojetes, ya sabe qué tipo de panera tiene una mina sólo con verla caminar de tefren.

La segunda es sólo una verdad inobjetable: el jean y las calzas engañan. Siempre. El real y verdadero tenor de un buen sacacaca debe medirse, en lo posible, con la implacable vara de una joguineta.
Si una mina está en joguineta, y tiene buen orto, no hay nada que discutir, es indudable, estamos ante un probable 9 o 9,5 en la escala de Agustina Keyra.

Anonymous said...

jjaja me sorprende la capacidad masculina para encontrarle nombres al culo femenino.. ojala todos fueran la mitad de ingeniosos a la hora de satisfacer a sus respectivas mujeres jaja!!
aqui una duda existencial, que tendra mas denominaciones, el trasero o el miembro masculino? me parece q van palo y palo

el capitán beto said...

totalmente de acuerdo con don mariano si el culo es bueno en buzo ya está, ahi no hay trampa ni cartón. Observando las rodillas ya se puede determinar con un margen de error muy pequeño la calidad del ocote en cuestión.

Mariela alias leti said...

Pero perdón, no se pueden conformar con mirar los culos que les pasan por delante que se tienen que estar dando vuelta? Las quieren todas.
Yo cuando lo engancho a mi marido lo puteo pero en mi interior me río porque me causa gracia.
Y me queda picando eso del culo en joggineta...

Mariela alias leti said...
This comment has been removed by the author.
Anonymous said...

la jogguineta noooooo mienteeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Pedro B. said...

que buen culo!!

Vale said...

"Cortachurros", JAJAJAJA!!!!

que mirando las rodillas ya saben como es el culo?! Qué hicieron, ¿un Masters en culotropía?

Ajajajaaja!!!

LEAN said...

Más divertido es la inversa. Es cuando ya relojeaste el poto y la perseguís para verle la cara. Es fija que las que tienen un culo increíble son medio fuleras.

Anonymous said...

la verdad que ver a los tipos dandose vuelta disimuladamente para mirar ortos los hace quedar como unos boludos, y si lo hacen sin disimulo como unos pajeros, si miran pasar a una mina con una mirada un poco más amplia y en algun momento se detienen en el orto todo bien, pero cuando la mirada va directo ahí, no sé, los veo como perritos alzados frotandose contra una pierna...feo feo...

peppers said...

Siempre van a lo facil ustedes eh...?

Ahora, te quiero ver cuando intentas mirar las tetas, ahí si que la tenes que remar...

Algún consejo a la platea masculina para otear tetudas...?

nigo said...

por fin llego este post!!! mirar un buen ojete en la calle para mi es como leer una buena poesia o escuchar una bonita melodia. lo disfruto tanto que ni siquiera atino a hacerme el dolobu.

f said...

* abrirle la puerta.
* cederle el paso en la fila del bus/puerta del banco/puesto de feria/...
* la escalera mecánica!
* la vidriera
* el espejo
* salga a correr por la rambla de montevideo/los parques de palermo

en cuanto a la duda de pimientas, cabe decir que no. es un imposible que debe sortearse con un: disculpame, no te podés tapar un poco que me estás hipnotizando?

salú!
y buena vida...
f (k.onan)

Mariela alias leti said...

Mirar tetas es más fácil, anteojos de sol y listo.

Mariela alias leti said...
This comment has been removed by the author.
Ale said...

Beto, discúlpemé, pero los anteojos de sol no importan cuando el problema es darse vuelta con carpa. Se taparán lo jojo, pero el cogote es indisimulable si no se cuenta con técnicas apropiadas.

Mariano, su afirmación es inapelable, aunque le marco una sutil diferencia: el jean y las calzas no mienten, sólo esconden; pudiera ser que al bajarse los yines, el culo quede indemne. Lo que sí es indudable es la ley máxima de la jogginetibilidad ojetil, tan bien explicada por usted.

Ro said...

me han aplicado las técnicas del post, y los agregados de los comentarios. me doy cuenta. todas las mujeres nos damos cuenta. lo único que deja AAAAAALGO de margen de error, son los anteojos ESPEJADOS, los otros dejan ver en blanco del ojo cuando no se mira hacia adelante. ojo de lince me decían, ja!

MARIA2 said...

Yo mi problema mayor lo llevé siempre adelante, desde cuando no se usaba tener tanta cosa, y mas de uno me habla mirandome las tetas directamente, y yo tengo ganas de levantarle la pera con la mano.
Ahora, las que usan el vaquero que les divide el tujez en dos, que no se hagan las fruncidas cuando les dicen cosas, que no son creibles esas caras de espanto.

Martín said...

este finde hablábamos con un amigo de los jeans "san judas" (pronúnciese de corrido), o de las calzas para sordomudos (las que dejan ver los labios) y de lo ordinario que quedan.

Coincido con el método jogginetístico, y coincido también con el approach del piloto respecto del uso del jean y/o calza.

Asimismo, véase cómo en los primeros capítulos de Friends, a la señorita Aniston los pantalones le calzaban bárbaro, no importando qué tuviera puesto...

Por último, una de las ventajas de medir uno noventa y tener buena vista y anteojos espejados, es no tener que dar demasiadas explicaciones a mi mujer de uno cincuenta sobre lo que miro... ;)

el capitán beto said...

el pantalón de vestir tampoc engaña

Capitán Comillas said...

A ver...El mirar culos es como degustar un buen totin o mandarse un chocolate blanco al buche mientras los ojitos se nos dan vuelta, así que no se porque algunas feminas dan el grito como si uno las estuviera quemando con un soplete.
Muy por el contrario tiene que estar mas que alegres de que apreciemos su culito/s y/o tetonas.

Lo unico que habilita la queja femenina es si hay una sarpada onda te garsho,toma mammmasha, te lo rompo mil veshe viteh!.Ahi si esta habilitada la queja pero si hay un comportamiento acorde deberian dar gracias al Señor.Y de paso ninguna se animo a relatar como relojean las minucias...que penita.

Saludetes

Maia said...

LEAN, es verdad, las llaman "moneda de diez".
De culo diez, de cara un caballito.

ElCablePelado said...

Tiene toda la razon Colorado, deberia existir una escuela de relojeo culeril.
Me atrevo a agregar un par:
1 - "El relojeo suicida", este es el que sucede cuando una parejita viene de la mano, pongamos un caso extremo aun, el musculoso feo y malo y ella terrrrible con calzas.
Ese culo no se puede dejar de mirar, y el conteo tres... dos... uno QUE NO ESTE MIRANDO EL FLACO y ME MANDO!!!... aunque es la peor mirada de culo uno no la disfruta pensando que en cualquier momento el patovica se da vuelta entonces hace esa mirada trampolin entre culo lindo y nuca gorda.

2 - El decepcionante, ese que te arriesgas a la mirada de medio unicenter y cuando te das vuelta era flaquito y soso. PERO LO MIRASTE!!!

3 - El culo conocido, ese que te quedo tatuado en los ojos y cuando ves la propietaria era nada menos que tu cuñada/amiga/madre (me fui a la mierda)

Samu said...

Mirar culos... el deporte del hombre comun... nenas, señoritas, alguna jovata bien mantenida... el la verduleria en el gimnasio, en el semaforo... q lindos los potos, porque generan amor ! que bien hermano ! me encanta este blog me encanta!

Anonymous said...

Cuando pasa una señorita digna de un relojeo a mi lado, y yo voy en el mismo sentido que los autos (y ella en el sentido opuesto, claro), relojeo haciéndome el que va a cruzar la calle y mira "para ver si vienen autos"

Cesar said...

Lo de la yoguineta es una fija, eso no miente, demuestra la mas cruda realidad. Coincido con lo del yin que mas que mentir, oculta, pero lo de las calzas no estoy taann de acuerdo, creo que es una vestimenta que resalta, virtudes y defectos. Y tambien estan el tema de los pantalones de vestir y polleras ajustadas, ahi hay que tener un especial cuidado con el calzado de la señorita en cuestion, ya que los tacos tienden a elevar esa cola, produciendo en un efecto devastador, en algunos casos para el observador y en otros para la observada. Las que si creo que son unas grandes engañadoras son la mini de yin, es muy dificil que a una mina le quede mal, y en ese caso pasa mas por las piernas que por el culo.
En el tema observacional, lla verdad es que los hombres no poseemos tan buena vista periferica como las mujeres, de ahi es que mas factible enganchar a un hombre mirando que a una mujer, lo que si poseemos mejor nosotros es la vista de larga distancia, por eso a la hora de ser sutil tenemos que valernos de artimañas como las ya mencionadas y otras como:
Agarrado del pasamanos superior del colectivo hechar una mirada por debajo de nuestra axila o la de hacerse que miramos para ver por donde estamos; la otra es ceder el paso ya sea en el ascensor (lugar peligroso ya que hay espejos) la escalera mecanica, las esquinas, cuando uno va manejando le cede el paso a la peaton femenina solo para ver si tiene buen culo no porque seamos respetuosos conductores conductores.
Ademas, no creo que les desagrade demasiado, claro siempre que sea con respeto, porque cuantas veces vimos pasar una mina, y al sentirse observada (porque siempre saben que les miramos el culo) lo que hacen es pavonearse mas.

peppers said...

POSTEA CULEADO!!!

Ale said...

Ya tiene post hace un rato, culeado.

Omar said...

este post, es como si lo hubiese escrito yo.

Es muy Omar

Martín Tricárico said...

aunque no lo crean una vez me la di de frente con un semaforo por estar hipnotizado, caminando para adelante y mirando para atrás un increible ojete transeunte. quelevahacé. Lo que si, como se desprenderá de lo anterior, no tengo un carajo de disimulo

Anonymous said...

Desde la tierra del Culiau, no pongan CULEADO, salvo que sea para putear y separado asi: C-U-L-E-A-D-O (precedido de un "no podes ser tan")

Con respecto al post: Yo los miro directamente para eso estan, y si no se los miras se les cae la autoestima, todo es autoestima, si no los mirasemos ellas los mostrarian mas, es como la publicidad.

Anonymous said...

ayer caminaba en jogginta.. y podés creer que me miré e totó en una vidriera? en una, en dos y en tres también, solo para corroborrar qu estaba todo en orden y que no se veía mal, sino todo lo contrario, bien y a la vista de cuantos quieran mirarlo... me cagué de risa sola... y pensé, tal vez algún pilotudo ande por acá, no?

Rocio Stereo said...

No solo me doy cuenta que me miran el orto sino que ademas no me molesta, que no se hagan las ofendidas las señoritas si a todas les sube el autoestima una mirada o una frase subida de tono.
Ademas yo tambien les miro el culo a las mujeres porque, disculpenme señores, las mujeres tenemos mejor culo que los hombres a mi humilde y bisexual entender :)

Hermes D. said...

Caminando con mi novia en Mar del Plata(hace tiempo, tanto tiempo) cuando venía venir una de esas que ya de frente tienen buen culo, le daba un besito en la cabeza a mi novia (era bastante más baja que yo) perfilándome para presenciar el culo que, un segundo más tarde, pasaría rampante por al lado nuestro.
La sabiduría de esta entrada me ha dejado pasmado.
Salud!

La Nu said...

Como mina, lo peor no es que te miren el culo, que por ahí no te das cuenta. Es cuando te miran las tetas. Es muy incómodo porque no sabés si putearlo o hacerte la boluda. O sea, gracias, pero disimulá un toque.

Anonymous said...

Con los pantalones que están usando las minas, es imposible no mirar. Cuando veo que atrás viene una con un pantalón ajustado, me demoro a proposito para que me pase. Si va muy adelante, me apuro para alcanzarla y vérselo de cerca.

Anonymous said...

hoy en dia ya no disimula para mirar un culo, las minas se visten como putas y es obvio que le vas a mirar el culo, por ej: hace un tiempo se puso de moda romper los shorts de jean en la cola. diganme con una mano en el corazon... como haces para no mirar algo asi?