21 December, 2011

Cuestionamientos retroactivos

Por alguna inexplicable (y seguramente estúpida) razón, me puse a revisar ciertos reglamentos de algunas actividades que hacía de chico, y me di cuenta que hay cosas que no están del todo bien. Que ya hayan pasado tantos años desde que yo era chico es una de ellas, pero no viene al caso.

En la primaria, una maestra se iba cada tanto a algún lado y dejaba a algún alumno con la ingratísima tarea de anotar en el pizarrón a los que la bardeaban. Y lo peor es que había algunos que hacían el trabajo a consciencia. Me costó entender que estaba ante una amante de las juventudes hitlerianas, y no me sorprende que fuera la que, cada vez que escuchaba un quilombo, gritaba mi nombre sin mirar quién había sido. La mitad de las veces tenía razón, claro.

La escondida es una pequeña muestra de civilidad: por un lado encontramos una actitud muy loable y socialista en el "piedra libre para todos mis compañeros", que permite liberar a los que no tuvieron la suerte o la habilidad de esconderse como la gente. Aunque, por otro lado, imagino una situación en que todos los policías de la 44 de Liniers están esperando una pizza en la puerta de La Continental cuando llega un prófugo a la seccional y, al grito de "comisaría deshabitada, piedra libre para todos mis compas" suelta a todos los que está guardados. Complicado.

La mancha indio es, sin lugar a dudas, un entrenamiento intensivo y a repetición para el eventual caso de una invasión de zombies: uno pertenece al grupo de los no afectados y anda por ahí con otros de igual condición, pero en cualquier momento uno de ellos puede cambiar de lado y, automáticamente, convertirse en una amenaza. Estoy seguro que el protagonista de The Walking Dead siempre era el último en perder a la mancha.

Ojo, puede que esté jodidamente equivocado en todo esto, eh. No sería la primera vez, y mucho menos la última. Porque uno, además de pelotudo, es persistente, viteh.

Piedra libre para Fanny Mandelbaum que está dentro del Ogro Fabbiani.

25 comments:

pepe666 said...

y quiero hopi ante de quema??? y mala de atras?? quien inventaba los reglamentos de las bolitas.. y chanta vale 4?? que se yo pequeñas normas de nuestros divertimentos que moldearon nuestra personalidad.. a mi por ejemplo jugar a las bolitas ( hoy canicas mexicanismo horrible y deformante si los hay me dejo ua boludismo incurable creo.... o habra sido la tele

alguien que no quiere dar mas la cara. said...

siempre fui super competitiva.. a la escondida era muy difìcil que me ganes..

Vale said...

como teacher trato de no fomentar el buchonerismo hitleriano.
Es MUY gracioso para mí ver a los pibes jugar en el recreo. Por ejemplo el otro día dos nenes jugaban un tenis invisible, es decir sin raqueta, sin pelota, nada, pero hacían toda la parodia como profesionales.
Y no recuerdo la mancha indio: o no tuve infancia o soy "demasiado" joven, je.

Ro said...

la mancha indio era, lejos, una de mis actividadesfavoritas del recreo, y de la clase de gimnasia. definitivamente.
ahora se dice "pica para todos mis compa". piedra libre me suena rarìsimo! jajaja

Ale said...

Me hiciste acordar de esa aberración del lenguaje: "pica" es, probablemente, la desgracia más grande después de aquél día en que se conocieron entre sí los padres de Majul.

Vale said...

pará pará, cual era la mancha indio? yo recuerdo la mancha, mancha venenosa, mancha sentada, ...

Ale said...

La mancha indio era, creo, lo mismo que la venenosa: cuando tocabas a otro lo contagiabas y los dos eran mancha, sumando gente hasta que el último sobreviviente ganaba.

Vale said...

ah, entonces no. la venenosa era una que tenías que agarrarte donde te tocaron cuando te hicieron mancha. no es esa. igual esta tarde le consulto a los profes de educación física que están al pedo. Sí, sigo yendo al colegio hasta el 30.

Ro said...

la mancha indio, consta de un individuo situado en la mitad de la cancha, con un campo de movilidad reducido, solo puede ir apra los costados, no0 correr como desaforado por todos lados.
en estampida, los "no mancha" corren de un extremo hacia el otro, donde el indio debe agarrar todos los que pueda, convirtièndolos en mancha. todos se mantienen en la regiòn media, hasta que un àgil niño o niña, escapa en cada estampida y se convierte en ganador.
yo nunca ganè, obvio.

Vale said...

creo que ese juego lo llamaban "cazador". estoy muy confundida pero voy entendiendo.
Ponéle.

JDP said...

Y Cachurra?

Omar said...

algo me dice que me imagino mal cuando pienso porque ro nunca ganaba a la mancha.
Los niños querían tocarla. Mucho. Y con los años, parece que todo fue increscendo.

En cambio yo creo que ganaba siempre. No por habil, sino porque nadie usualmente se ponía adelante de un mamut a todo galope.

Federico_cb said...

Ale, sinceramente no recuerdo esa "mancha-zombie" si recuerdo la indio y la venenosa.
LA MEJOR: La "Mancha-Cadena". Consistía en que alguien empezaba siendo el primer eslabón y cuando tocaba a otro chico este se sumaba a la cadena y corrian agarrados de la mano... y así hasta completar una cadena infernal de chicos agarrados de la mano en la que era imposible evitar quedar estampado de cara contra alguna pared... jaja, gracias hacerme acordar!

Anonymous said...

Yo era buenisismo jugando a la escondida...tan bueno que desde 1982 me estan buscando unos pibes del barrio y todavia no me encontraron.

peppers said...

Yo era tan pero tan bueno a la mancha, que desde el 86 no me puedo encontrar...

Por otro lado la mancha venenosa era lo mejor, tocarle los guevos a un compañero o el culo y verlo correr con las manos en esos lugares en un colegio de curas no tenía precio.

otra cosa que me gustaba mucho era jugar al cuarto oscuro en la casa de un compañero del colegio, que tenía una nanny que estaba barbara y jugaba con nosotros... jeje... cuantas alegrías

Vale said...

Transmitiendo desde el barrio de Nuñez, aquí la cronista Vale entrevistó a varios expertos que confirmaron que la "mancha indio" tiene varios alias: Indio va, Cazador, Pulpo, Patrón de la vereda, etc.
Otras manchas son la venenosa, la saltada, la puente, cadena, congelada, ...
Volvemos a estudios. Gracias.

juansalvadoryyo said...

Escondida... Cuarto Oscuro, de unaaaaa, yo ya sabía lo que queria ser de grandeeee, siiii...Quemado!!! Bruja de los Siete Colores sé que jugaba, pero ahora no sé de que se trataba el juego... alguien sabe???

Cuando me decian... said...

Que evocativa esta entrada... Me dejo pensando... mmmm veamos:

Allá por el 96 cuando la monja Zorralia le decía a mi vieja: - Sra. Ximena, su hija se la pasa comiendo y dibujando en clase, no habla y si sus compañeritos se dirigen a ella, se limita a golpearlos y su higiene deja mucho que desear. Usted se caso con su hermano?

- No- Contestó mi Santa e imperturbable madre.

- Entonces es tonta. -

- No. - Contesto mi Católica y Apostólica madre temerosa de la ira de Dios si se la embocaba a la monja. - Es una creativa. -

Dicho esto selló mi destino y se concentro en tratar de mejorar mi higiene capilar, axilar y cular. Luego insistió en la general.

Lo que nunca logró fue que jugara a "CUANTAS AFEITADAS" sin que cuando me tocaba el último número, indefectiblemente no me la embocara a la pobre que tenia sentada al lado. Cosa que me pasaba TODAS LAS PUTAS VECES QUE JUGUÉ A ESE JUEGO DE MIERDA y la bronca siguió hasta muchos años después cuando descubrí que era mejor bajarle los pantalones a mis compañeritos en la pileta. Y ahí, mi querido Autor, se armaban unas roscas épicas!
Pequeños pitillos que estaban incursionando en sus primeras pajas, dejados al viento y revelados por mi, que nunca olvidare.

Inolvidables años...

Mariela alias leti said...

Yo me acuerdo de la mancha televisor, cuando te querían tocar tenías que decir antes un programa de tele. Cualquiera.

Un juego en mi colegio era Invasión extraterrestre. Las populares del curso ligaban los protagónicos tipo Juliet, Elizabeth o Diana, las otras eran extraterrestres del montón. La gracia era comer ratas.

Pola said...

Como que hay muchos comentarios...la mancha indio y la mar en coche en mi epoca ya habian pasado de moda...a mi me gustaba jugar al quemado...no se porque...sera porque me gustaba esquivar la pelota...(?)

Anonymous said...

Jugar a la mosca fue la preparacion para sobrevivir a la violencia actual.

Luispower said...

Cuál era la mancha indio?
Das un poco más de data sobre eso?
La googlié y no salió nada....
Realmente no la recuerdo!
jajajaja

abrazo
Yo

PD: el jajaja, no te exime de no explicarla!

Cris DG said...

Pica? Qué es eso?
Desde cuándo se dejó de usar una frase tan hermosa como "Piedra Libre"?

Anonymous said...

Oh que tiempos aquellos en el campo, no teniamos televisor y jugabamos de todo, a la escondida, la mancha y todos sus derivados, todo el tiempo inventabamos nuevas formas de jugarla , la brujita de los siete colores, la mosca , oh! Y la casita del arbol ! Quiero jugar !

Cazador (porque su mujer tiene abierta la cuenta de Blogger) said...

La escondida era una masa. Y las carreras de autos en la playa. Que pelotudo, que manera de cagar autitos con la arena y sal.