25 May, 2011

Feliz cumpleaños, che

Acá en Argentina (aclaro para el multitudinario público que reside en otras latitudes del mundo... ponele) se cumplen 201 años de una revolución que tuvo como resultado nuestra libertad y posterior independencia respecto de España, lo que nos quitó la posibilidad de ser actualmente campeones mundiales de fútbol, pero nos dio 2 campeonatos anteriormente, así que el saldo es positivo.

Fue una revolución rara, al menos por lo que cuentan las crónicas escolares: para empezar, parece que todos los nenes eran negritos. O quizá eso responda a un manejo marketinero de los fabricantes de pomada Cobra, que inventaron la historia para que los purretes se pintaran de negro en los actos del colegio; algo parecido a lo que hizo Coca Cola con Papá Noel, que originalmente era verde pero ellos lo hicieron rojo para vender más destrababulones.

También parece que ese día llovió, y que un montón de gente tenía unos paraguas divinos, grandotes. Yo me pregunto cómo sería un paraguas de esa época, sin el botonito que lo abre automáticamente o sin su retractilidad característica y, sobre todo, sin los alambrecitos con puntita plástica anti-torpes-saca-ojos. Me pregunto y me respondo: deberían ser una garompa insospechable, y además carísima, lo que me hace descreer un poco de todo eso de que un pueblo entero se podía dar el lujo de comprarse un paraguas.

Y bueno, también estaban French y Berutti, que eran como los Víctor Hugo Morales de esa época, Saavedra y todos esos cristianos que, aprovechando que estaban todos al pedo por el feriado, se mandaron una revolución histórica.

Cuestión que, más allá de una mayor o menor exactitud histórica, hace 201 años empezó una joda que hoy nos encuentra creciditos, con bastantes pelos en las bolas, con un par de buenas cicatrices en algunas partes dolorosas del cuerpo y con unos cuantos buenos recuerdos. Pero, sobre todo, nos encuentra vivos; siempre bipolares, contradictorios y medio pelotudos, al mismo tiempo que somos buena gente, medio bananas y divinamente talentosos para muchas cosas, hasta para las malas.

Así es que, por todo eso y por muchas más razones que sí son importantes (y no las imbecilidades aquí vertidas), inflo el pecho y nos digo a todos: feliz cumpleaños, che.

"Baratito el paraguas revolucionario, baratito...".

15 comments:

gastmun said...

French y Berutti eran autenticos argentinos buscavidas, ma que regalar las escarapelas, debian venderlas y encima tenias que comprarles ballenitas(el negocio de los paraguas tambien lo manejaban)

Johnty said...

Si Buenos Aires tuviera playa como Rio o Salvador, jamás hubiera salido de ahí.

Sómo lo mejore, sómo. Lo aprendí en un libro de felipe piña.

Ro said...

feliz día de la patria don ale! yo celebré el mío asistiendo a una clase especial del instituto, donde nos dieron pastelitos con chocolate caliente, además del tema en cuestión. jaja

maría pía said...

a mí me pintaban la cara con corcho y carbon creo... pero de ahí a pomada...
que paso que posteó un feriado????
yo tengo 6 cicatrices, y si, son para toda la vida...

Mara said...

Que triste... cuando se habla de la chanchada hay como 450 comentarios; hablamos del pais, por mas paisucho que sea, y comentan cuatro, asi que esta vez dejo mi anonimato de lectora silenciosa y comento aunque sea esta pelotudez.
Se que aunque el pais sea una chotada tiene potencial, y va a llegar a su momento de Bumparaarriba, potencial y happy hours cuando yo sea presidenta y lo ponga a don Ale como ministro de alguna cosa grosa, eso si Ale... olvidate de tu sueldito que si te pongo en el gobierno conformate con eso y la platita para mama.
Creo que me gané el premio a la lectora y comentarista mas joven

el capitán beto said...

@saavedra viste la cantidá de paragüas en la plaza mayor

@paso increible #grosarevolucion

MaGui (Sí, sí... la misma) said...

A mi me llegó la versión de que hicieron la revolución justamente para conseguir al año siguiente un feriado... la industria de los feriados y feriados puentes era incipiente en aquellas épocas y había que rebuscársela como se pudiera

Sandra Montelpare said...

gorro, bandera, vincha, escarapela y paraguas!! falto la vedettina revolucionaria una lástima, vea

Cazador said...

Que se caguen todas las fiestas patrias.

Uno que lee. said...

Los tataranietos de French y Veruti son los que vende paraguas, barbijos, etc. antes que llueva en capital o se desate una gripe mortal por el mundo.

peppers said...

Lo más mejor es que estaban a la vanguardia modil, impusieron la patilla ancha y las calzas capri...

Anonymous said...

Dicen que el paraguas en esa época pesaba como 4 kgs...

NiCO said...

En otros rasgos tmb importantes ayer fue el dia de la toalla! En conmemoracion a Douglas Adam, feliz dia atrasado para todos!

Ju (+) said...

no a la patria, a ninguna.
no a las visas y los mercados e instituciones.
todos somos de la tierra.
la tierra es solo de la tierra.
los paises son un invento q no sirve y no me gusta, esta demas, como casi todo.
ja, patria, x favor!

eMe said...

Alguien ya dijo eso de que no había paraguas en esa época?

No sé, dicen, yo nací un poco después y ya había.