15 March, 2011

Efímero

Yo era flaco. Muy flaco. Tenía complejos de flaco. Tenía pelo largo y las colitas para atármelo me bailaban en la muñeca. ¿A quién le puede bailar algo que es elástico? Era colorado (aún lo soy, aunque cada vez menos) y me decían sombra de alambre. Soñaba con engordar unos kilos para dejar de parecerme a una cáscara de zanahoria y acercarme más a lo que usualmente eran los seres humanos. La vida era una mierda.

Ahora soy gordo. Bastante gordo, aunque todavía no alcancé el equivalente gordil de lo flaco que era. Si me pongo en cuero me parezco a una porción de budín de pan sobre un plato que se está cayendo de la bandeja de un mozo que se tropezó por la escalera. Sueño con bajar unos kilos para poder ir a una playa y que al primer vistazo me interpreten visualmente como un humano más y no como una tonina parada. La vida es una mierda.

Entonces, ¿la vida es una mierda siempre? Negativo. Hubo un momento de transición en el que fui un Robert Downey Jr esbelto y apuesto. Bueno, está bien, puede que esté exagerando. Pongámoslé un Suar joven. Ok, ni eso, siempre fui feo, pero en algún momento fui un feo esbelto. ¿Cuánto duró la magia? Dos semanas, tres con toda la furia. Como cuando nos cortamos el pelo: al principio nos queda como el orto; a la semanita se acomoda; durante otros 10 días estamos como queremos, nos miramos al espejo y pensamos idioteces como "hoy me doy", cosas así; después vuelta al proceso de tener el pelo más largo de lo deseado hasta parecer un cactus, hasta repetir el ciclo.

Por eso, señores, hay que saber aprovechar los momentos de éxito. La viveza radica en estirarlo lo más posible y, sobre todo, identificar el momento exacto del comienzo de la debacle. El riesgo de no atender esta lección es altísimo: podemos terminar en un loop infinito de seguros fracasos disfrazados de oportunidades, cual eternos Nicolases Repettos de la vida.

Y todo esto porque me pesé después de clavarme un paquete de alfajores Jorgito de dulce de leche, ¿a vos te parece?

Huelgan las palabras.

40 comments:

damoslastima said...

Esos momentos se pasan tan rapido que ni los vemos. Y lo peor es que despues te quedas pensando..."y si hubiese hecho esto o lo o hubiese hecho esto otro" y nunca pero nunca hacemos lo correcto.
Tiene razon la foto de Repetto.

En otro orden de cosas, alguien puede recomendarme un servicio de internet mas o menos como la gente en la zona de San Fernando (zona norte)? Desde ya, gracias.

peppers said...

Lo de repetto ya raya el masoquismo...

maría pía said...

cocincido con Don ALE: yo siempre fui flaquita, una lástima dirian por ahi, nunca logré superar los 45 kg, ahora estoy en 43.
Yo banco a Repetto y a weich, y a saldivar.
que tiene? soy un opuesto a la sociedad?
no me importa, soy rubia y de ojos verdes, lo demas me chupa un pechito.

Ale said...

Meri, el hecho de que te gusten Repetto y Saldívar sólo serían la confirmación de que sos un opuesto a la sociedad, no la razón.

Me gustó eso de "me chupa un pechito".

maría pía said...

donde esta la audiencia?

Libriana said...

No soporto a Repetto, pero si a Saldivar, yo iría directo a la guillotina? Con respecto al cuerpo, me siento bien, por momentos me gustaría estar con algunos kilos menos, pero no me disgusta. Mi cabello no me preocupa demasiado, cuando no está en pleno esplendor le meto colita y solucionado el tema. Saludos pilotuso!

sofía said...

Yo debo engordar, pero no quiero pasarme de la raya!

Libriana said...

Error de tipeo...Saludos pilotudos!

Anonymous said...

La vida para la mayoría de los mortales es un eterno "What if?".

Si le rompía la boca a esa chica en ese momento me hubiera dicho que sí (y me hubiera evitado el cachetazo una semana después).
Si hubiese jugado al loto esa semana ahora estaría comentando en SMAEP desde una playa en Tahití.
Si le hubiese contestado lo que correspondía a mi jefe ahora estaría en mejores condiciones de ponerme el barcito en la playa de Maceió.
Y así podemos seguir...

Sandra Montelpare said...

coincido don Ale, de joven tenia ese justo equilibrio entre ni flaquita ni pulposa y aca me ve viendo pasar como usted se ha convertido en un catador de alfajores . que havanna, cachafaz , ahora jorgito ... los tengo que oler de lejos. De robarlos NI hablar y eso si que me hace confirmar que la vida es una mierda. envidio vilmente a los que dicen "Como y no engordo" muéranse todos

maría pía said...

ayyyyyyyyy!!! yo COMO Y NO ENGORDO!!!!!

Mariano said...

Acertadas reflexiones Ale! Yo por suerte pude aprovechar mi efímero momento y enganchar a mi mujer, que sigue a mi lado aún hoy, después de que yo me hice rastas, engordé(bastante), me corté el pelo, adelgacé (mucho), me volví a dejar el pelo largo, volví a engordar (no tanto), me volví a cortar el pelo, volví a adelgazar y ahora estoy en un relativo equilibrio, mientras ella en todo este tiempo se mantuvo divina como el primer día (Comentario off-topic: es idea mía o a las mujeres los años le sientan mucho mejor que a nosotros?).
La vida no es una mierda, solamente hay que saber jugar las cartas que nos tocan.
Saludos!

florinónimous said...

muy bueno!!! puedo dar testimonio del período de fama/galán del piloto, uds no saben...!!!
yo también era un pedito, muy flaca, en la época en que todas mis amigas usaban el jean motoroil de chapita, tenía que resignarme y frustrarme en Coniglio (ropa de niños).

florinónimous said...

mariano, ud es un tierno!!

El-Nico said...

Yo ya pasé los 100 kilos, hay un antes y un después de eso.

Marcos said...

Dejando de lado el post, tuve una fecha fatal en el gran DT... 51 puntos, pauperrimo puntaje. Espero que el SMAEP Soquer Turnament de premios consuelo...

The Dark Knight said...

Piloto,

Lo de Repetto es un ajco. Le digo más, creo que alguien más imaginativo ya se habría descerrajado un tiro en el parietal derecho, ante tanto fracaso. Lo que no me queda muy claro es cómo puede ser que este pirulo esté tres meses al aire y después, se pueda dar el lujo de no laburar por dos años. Lo dicho: life's a piece of shit.

Y ahora séame sincero, un paquete entero de Jorgito ¿no le parece un abuso gastronómico? Así no hay talle que aguante, che.

Salute.

Anonymous said...

Mariano, respecto a su comentario de las mujeres, es un tema de extremos.
A la mitad de ellas los años les sientan mucho mejor que a nosotros y a los 40 y tantos están mucho mejor que la mayoría de los cuarentones, pero al resto, MUCHO peor, y arrancan baqueteadas a los 30 y pico.

Igual, también tiene que ver con que quienes las miramos somos cuarentones también, porque a los 25 puede ser que te caliente una cuarentona, pero no deja de ser una vieja chota.

Ailen said...

Mariano, en su comentario está la razón por la cual su mujer se banco tanto cambio: usted es un tierno.

Anonymous said...

visto como todas la minas se la creyeron, ese mariano no es ningun boludo.

el sabe que su mujer esta leyendo esto, los hombres nos dimos cuenta que lo que dice mariano es mentira y solo lo dice para ver si hoy puede ponerla.

Liessa said...

Como cuando te hacés un café con leche enorme, y está demasiado caliente. Esperás hasta que llegue al punto justo de temperatura, pero se enfría demasiado rápido y no llegás a tomarlo todo.
Todo lo bueno de la vida es efímero.

Leviatan said...

Yo me mantengo asi feo a proposito para que no se me tiren las legiones de seguidoras del PAMI.

La vida sacrificada del bailador del caño de geriatricos que le dicen.

Abrazo grande.

Anonymous said...

Para Anonymous (el otro):
El problema es que la mujer de Omar sabe que es mentira, y nada de lo que diga/haga va a hacer cambiar su opinión hacia él. Depende del momento, pero en líneas grales. si Ud. está en un buen momento con su mujer, se puede cagar encima que va a oler a flores, y si no, puede bañarse en perfume y olerá a mierda lo mismo.

Para la mujeres de afuera, Ud. es un tierno. Para su mujer es un blandengue.

peppers said...

Yo como 1/2 res de asado y sigo con la misma figura que a los 18. En el pique corto sigo haciendo la diferencia aún frente a oponentes más jovenes, y bueno..., si es cierto que ya no me puedo hacer los peinados como Robert Smith...

De haber elegido ser estrella de rock el pelo me hubiera cortado la carrera...

Eso sí, flaquito...pero sabroso.

florinónimous said...

peppers, tal vez sería prodan.
En qué momento apareció Omar?

Ailen said...

Y el tema de “ponerse punto caramelo” me parece que no tiene que ver con el sexo ni la edad, sino con el punto de vista del observador.
Por ejemplo, para mi gusto ustedes también se ponen mejor a los 30/40ypico, maduritos.

Para mi eh…

Ale said...

Yo tengo 34, ¿estoy en plenitú, dice usted?

Ailen said...

Absolutamente Don Alejandro!

(Y no voy a acotar que también me gusta el "hombre que tiene de donde agarrarlo" porque va a sonar feo y además porque van a concluir que: lo mío es un serio problema percepción y tengo peor gusto que Zulma Lobato para la elección de pelucas).

Anonymous said...

Hasta hace unos años fui gordita. Posteriormente y por el ejercicio me mantuve en peso ideal. Ayer me vi en una foto... estoy un asco de flaca!!! La vida es una mierda

Anonymous said...

Ailen, coincido con Ud. respecto al tema del observador.
Desde mi punto de vista, si es mujer está a punto caramelo.

Ahora, respecto al tema de tener "de dónde agarrarlo", es un problema serio, porque para cuando lo tiene a mano (cuac!) para realizar la medición, bueno, ya se lo pasó para el cuarto...

peppers said...

Ailen: Todo hombre tiene de "donde agarrarlo", viene por defecto.

Juanelemental said...

Estoy pasando por el embarazo psicologico, engordo mas yo que la madre. En cuatro meses le voy ganando 5 a 3.5 en kilos engordados, las panzas crecen de una manera similar en ella que en mi. Mientras que de las tetas no me salga leche no me molesta.

Ale said...

Señores, no sean básicos, será de Dió. Lo que la señorita Ailen quiere decir con "de dónde agarrarlo" se refiere a que le gustan los maduritos entrados en kilos. Es decir, le gusto yo. ¿Sentiende?

ElementalJohn: el problema radica en que la redondez de su concubina tiene deadline, mientras que la suya puede ser eterna y progresiva. Téngaló en cuenta, yo sé lo que le digo.

Ailen said...

Trate de atajarme diciendo que "iba a sonar feo" pero veo que fue irresistible...

Ale, me descubrió. Soy PAto, su desaparecida fanática.

Peppers, usted tiene toda la razón. Jamás corrí riesgo de caída, siempre hay de donde agarrar.

Anonymous, su punto de vista: un abanico de posibilidades.

Anonymous said...

Ale, obviamente ella no se refiere a eso. Y si Ud. piensa que va a ser bochado por ello no se preocupe, porque para eso va a tener que catarlo.

Ignacio, el del pelo lacio. said...

Yo alcancé el equilibrio justo con mi peinado. Me encanta còmo se encuentra ahora. El drama es que se mantiene porque mientras por un lado me crece, por el otro, se me cae. No sè hasta cuàndo durarà esta ilusiòn òptica.

Lovely Rita said...

Yo siempre lo dije y para mí es una máxima: Los hombres son como el whisky, más pasan los años mejor se ponen. No por nada salgo con un bombón de 31 pirulos.
En cuanto a mi físico siempre me sentí un tanto acomplejada, pero admito que cuando era una tierna niña de 15 años mi cintura y pechos eran la envidia de todos. Hoy por hoy lo único que tengo para presumir son los ojos.

Cazador said...

Hasta los 19 tenia el cuerpo casi de un striper, cintura y abdominales marcadisimos. SOlo andaba en bici y cortaba leña(????). Hoy peso 20 kgs. mas, casi. No se notan, porque el culo se lo lleva casi todo y despues la panza...
Tenia dientes lindos, hoy estan cada vez mas doblados.
Con la bocha afeitada y la chiva encontre mi equilibrio.

Ignacio, el del pelo lacio. said...

Uy, Lovely Rita, tengo 31, no sabés lo bien que me hizo tu comentario. Será cuestión de esperar nomás.

Guander Guoman said...

Uno nunca sabe apreciar lo que tiene... Yo siempre fui "gordita" (es decir, todavía con forma humana, atlética, etc). A los veintitantos pum. Re flaca, pero no tanto como sombra de alambre ni cáscara de zanahoria. Estaba bien, bárbara, re dable. Pero seguía sintiéndome gorda. Wa wa waa! Y ahora sí, estoy re gorda y qué no daría por volver a mi estado primal de "gordita!"

Muy bueno tu blog.