22 July, 2010

Agujero negro

Una vez, de chiquito, yo estaba paseando por Sacoa a lo pobre: mirando cómo jugaban otros porque no tenía más fichas. Si hay algo triste es observar cómo otro avanza nivel tras nivel del Wonder Boy, casi sin perder vidas, mientras uno está ahí, esperando que al pibe lo llame la madre de raje y le deje el juego al que tiene al lado. Nunca me pasó y, peor, una vez tuve que irme yo y dejárselo a otro. Ah, la alegría de ese purrete... y seguro que ahora vota al Pro ese mamerto.
Decía, paseaba sin jugar y de pronto se cortó la luz; cuando volvió fui, con el terror del niño mentiroso, a reclamar mi ficha como si hubiera estado jugando. Me interrogaron ávidamente pero finalmente me creyeron y me la "devolvieron". Y yo feliz. Hasta que me puse a pensar: ¿y si hubiera estado jugando en serio y no me creían? ¡Terrible! Y así nació un miedo nuevo, que creció y creció y se amoldó a las actividades del que soy hoy: un señor gordo con obligaciones de señor gordo.

Así es que hay dos situaciones que me ponen al borde del llanto: ese eterno momento de incertidumbre, de unos 4 ó 5 segundos, entre que uno puso el sobre con la guita dentro del cajerito automático y el momento en que nos da el comprobante. ¿Y si se corta la luz justo en ese momento? ¿O si simplemente no me da nada y yo me quedo ahí, con cara de Marley? Me muero.

El otro, mucho menos recurrente pero más heavy, es cuando comprás un auto: ¿qué se hace primero, se paga y se va al registro? Si le pago al que me vende y se va corriendo, me quedo sin guita y sin pruebas de que iba a comprar ese auto. O al revés, si soy vendedor y voy primero al registro, lo paso a nombre de otro y después se raja con la guita. ¡Le regalé el auto! Me muero.

Aaí que ya saben, niños: en Sacoa votan al Pro.

¡Traeme la plata del auto, hijo de puta!

24 comments:

Ale said...

La depresión que me causaba estar esperando que uno pierda en el fichín que yo quería usar, hasta que perdía... y sacaba del bolsillo mil fichas más. Uf, qué vida triste, qué vida triste.

Manu said...

qué vida de mierda.
por eso dios creo la pley 3, para erradicar a esos purretes q tenian 1000 fichas y hacian sentir tan para el totó al común de los pibes, esperadores de cortes de luz.
yo llegué a usar el truco de la ficha tragada muy seguido, y siempre me creyeron. y jamás pertenecí al grupo de "las mil fichas". cabe destacar q acá en el pueblo no hay sacoas, la gente es honesta y le cree a un pobre purrete infeliz malaleche como uno.
insisto, qué vida de mierda.

Despe said...

Ey yo nunca me avispé de eso de reclamar la ficha... ¡qué pendeja boluda! Simplemente me iba triste. Igual, de grande me desquité. Tenía calada una mesa de pool que si uno sabía mover la palanquita con habilidad te regalaba los juegos. ¡Si habré currado noches de viernes así!



Che... si el cajero no te da el ticket... te vas a buscar a un empleado del banco y te abre la máquina. Me ha pasado miles de veces.

Georgys said...

Situación: Partido de sábado a la noche (dato a resaltar) Quilmes - River (obvio como veras fue hace mucho tiempo) El partido transcurria, River ganaba y quilmes descendia. Como usted sabra ya que es hombre de cancha, los animos estaban mas que caldeados, y de golpe, paff se corta la luz del estadio! Eso, eso si que me dio miedo.

Georgys said...

Ahh me olvide de aclarar, a mi me da mucho miedo que se corte la luz en cualquier situacion (digo ese es mi "traumita") pero despues de eso quede bastante peor vio...

maría pía said...

a mi siempre me dieron miedo los cortes de luz. menos aca en la oficina, que aprovecho para manotear a lo loco.

Sanguche said...

Ale, los bancos tienen generadores para esos momentos, pero como corresponde, seguro que no andan.
A mi nunca me paso de ser el de las mil fichas, pero una vez entramos ilegalmente con un primo a un club que tenia videojuegos, y como no habia nadie, nos pusimos a jugar hasta que se nos cayeron los ojos.
Meta cadillac and dinosarios!
lo dimos vuelta dos veces al hilo.

Despues, de mas grande y boludo, para quitarme la bronca de "no haber sido el de los mil fichines", me baje todos los emuladores de jueguitos de mierda.


La vida se hace la pulenta de vez en cuando, pero todos sabemos que en el fondo es una mierda

La Furia de la Negra said...

Me acuerdo de esos juegos en los que te daban tickets cuando jugabas y canjeabas 450 tickets por una taza.

Gabba Gabba said...

Uh, yo tambien me baje los emuladores. Tenia una emocion! Despues me puse a jugar y los juegos eran tan malos que no me daban ganas ni de esperar a perder todas las vidas. Y si, la vida es una mierda

Hugo said...

El Wonderboy era un juegazo. La primera ves que lo terminé era el pendejo más feliz del mundo... y solo me había costado 25 centavos.

Sniff... recuerdos, recuerdos...

eMe said...

Lo del cajero es algo que me hace un nudo en el estómago CADA MES!!!

Sussstttooo!!!

Ale said...

eMe, no es el cajero, es otra cosa. Googlee "hacerse señorita" o "hace una semana que soy Prandi, Julieta Díaz y Pérez Vólpin al mismo tiempo, ¿qué me pasa?" y va a ver.

eMe said...

ud. dice que no entendí nada de nada???

ahora me da más susto...

el capitán beto said...

Una vez en mardel hubo un corte de luz casi total, diría que en un 90%, justo a la hora De La extraña Dama. Ante el airado reclamo de amas de casa, abuelas furiosas, albañiles e inspectores de colectivo Canal ( tomo la sabia desición de dar el capítulo al día siguiente.
me mató la foto de los soldaditos de plomo. Ud sabe.

1 sldo d m hna tbn pa ud

Marina said...

mucho mas triste es conformarse con jugar sin fichas, si!, sentarse en el jueguito, apretar los botones, mover la palanca e ignorando el "game over" que titila en rojo furioso, creer que por momentos es uno quien pilotea la nave.

Manu said...

marina, me hiciste llorar.

Ale said...

Marina, me angustiaste la vida.
Me acuerdo que había un juego de carreras, creo que era el Sega Rally, que estando en game over igual podías manejar el auto cuando pasaba por un túnel y se veían sólo las lucecitas. Después salía y seguía solo, recordánle a uno que seguía igual de pobre.

"nuevo" said...

que politizados que estamos!!

Marina said...

gracias chicos, pensé que era la única infeliz... cambiemos de tema, creo que estoy por llorar tambien

eMe said...

Marina, te bancamos!!!

Rocio said...

Lo peor de todo es que despues tu mamá te decia....te llevé todo el dia a los videos y te seguis quejando???.
A mi me pasó en Sacoa un juego que estaba liberado y yo calladita lo boca jugue dos horas (con mi papa lo peor de todo jaja) y me fui como con 30 tazos con dibujitos a casa. Creo que fue uno de los dias mas felices de mi vida!!!!!

Gabba Gabba said...

Bueno, al menos el mensaje de Rocio cerro la cosa con un tono mas feliz, porque despues de leer el de Marina, fui a buscar la gillete. Gracias Rocio!

Cazador said...

Una vez me gaste 50 mangos en el Sacoa de Sta Fe y Cnel Diaz. 8 hs. ahi adentro. Pero varias veces daba vueltas y vueltas hasta que encontraba 20 o 30 centavos y podia jugarle algo nuevamente.
Varias veces pasaba la tarjeta, daba error y le lloraba al cajero que la maquina me cago, se fijaba en el historial y no aparecia ese juego, le juraba con toda que si, etc. y me cargaba la plata de ese juego.

Violeta said...

Yo siempre que estoy en la cola del pago fácil tengo un cagaso terrible de que me roben. Quiero pagar para que después en tal caso, la tengan que devolver ellos.