15 June, 2010

Proyecciones inconscientes

Hay gente que tiene como filosofía de vida dejar siempre un poquito de comida en el plato, vaya uno a saber para qué: dejarse un poco de hambre quizá, o para no cerrar un ciclo o qué se yo qué. En mi caso, no puedo dejar ni un raviol, es más fuerte que yo. Aunque esté dado vuelta como un soquete, tengo que terminarlo.

Así soy con casi todo, pero hay dos o tres cosas que me ponen en un dilema moral irresoluble; el más fuerte es la pasta de dientes: pocas cosas me deprimen más que un pote casi vacío (ah... cómo me gusta la palabra pote, será de Dió). Tener que apretarlo, darle vueltitas y hacerlo cada vez más chiquitito para sacarle una cepillada más... qué hinchada de bolas. Y cuando se asoma la pasta pero, al aflojar la presión, se vuelve solita para adentro... me despierta una ira asesina.
Pero de sólo pensar en tirarlo sabiendo que todavía tiene... me vuelve loco, me estresa. Es como la mayonesa grande, ya sea en sachet o en frasco, cómo jode la lucha por el último poquito.

Pero después del esfuerzo, de la titánica batalla y el final esperado con el cadáver en el tacho, llega la apoteosis, la felicidad absoluta: abrir un dentífrico nuevo, llenito, que se le sale la pasta sola sin siquiera tener que apretarlo... ah, qué goce señores, qué goce.

Y bue, cada uno se vuelve loco con lo que quiere, che, quétecré.

Ahí quedan por lo menos 2 cepilladitas. Qué vida de mierda.

24 comments:

Miguel Angel said...

uy si añosssss de culpa judeocristiana!!!!, bue che a partir de ahora lo tiro cuando tenga q empezar a apretar mucho!!!

maría pía said...

yo soy de las que deja comida en el platito y como dijiste en un post muy anterior lo guardo en la heladera por q algo mas fuerte que yo me impide tirarlo y lo dejo hasta que...no sé. hasta siempre.
a veces pasa una semana con un plato con arroz, o resto de lo que sea y nadie lo tira.y por mas que necesite el platito que lo contiene al resto de sobra, no lo saco, uso otro y ya.

maría pía said...

ah! y yo todo lo contrario con los POTES casi vacios, los tengo que tirar urgente! no me gusta sacar lo que queda en el fondo. compro otro y me regocijo de lo nuevito.(exepto la pasta de dientes y todo lo que se pueda enrrollar en si mismo que me causa mucho placer sacarle hasta la ultima gotita)

Petardo Contreras said...

alguien seguro que te hace el chiste de que en el fondo te gusta apretar el pomo, asi que yo no lo hago, pero te cuento que un dia me quede sin pasta ya no le salia nada al pomito, agarre el listerine y me cepille con eso... Era eso o aliento de ultratumba

Lovely Rita said...

A mi me llena de una ira incontenible cada vez que veo que queda un paquete de fideos con una cantidad que no sirve ni para llenar medio estómago. Esos putos fideos me joden la existencia, no sé si dejarlos dentro de la alacena o si condenarlos al tacho de basura. Lo peor es que la mayoría de las veces la que causa este tipo de situaciones soy yo, cuando queda medio paquete echo cantidad como para una persona y queda ese cachito inmundo en el fondo del susodicho envase.

Sole said...

en un viaje donde no teniamos donde comprar pasta dental y ya no podiamos doblarlo mas le cortamos el pico y metiamos el cepillo adentro, luego lo cerrabamos con cinta adesiva.
tuvimos pasta para los tres dias hasta el proximo pueblo!!!!

LeO said...
This comment has been removed by the author.
LeO said...

en mi casa se tenía la costumbre de cortar al medio el pote de mostaza (el de Savora más exactamente) cuando ya no salía por el pico ni sacudiendola media hora.

El problema era cuando alguien la cortaba, pero lo que había adentro era bastante más que lo necesario. Y ahora? Para tirarlo es mucho, pero guardarlo es un suicidio bromatológico!

Los amigos del duende said...

Yo rompia las latas de gaseosa en la mitad para tomar la ultima gota que queda siempre...

Ni hablar de pasarle la lengua a los shimmy y los dannete!

Renata said...

http://tipsfamilia.com/wp-content/uploads/2009/07/HOME006900_2.jpg

Existen los exprimidores de pasta de dientes! son un golazo. Me pasaba lo mismo que a vos antes, hasta que descubrí este maravilloso invento.

LuzBelito said...

2 cosas para agregar:
1) Cuando llega el punto en que al apretar, la pasta amaga pero no sale, me tomo el trabajo de cortar el pomo con la tijera y frotar el cepillo contra el mismo...
2) Sumo otra mania ahorrativa: No puedo tirar un jabon cuando se esta por acabar. Tengo la necesidad de "montarlo" sobre el nuevo, asi puedo usarlo hasta el final final...

The Dark Knight said...

No sabe cuánto lo comprendo, estimado; su diatriba es la mía.

Me ataca algo similar a una erupción de bilirrubina cuando la bandejita de la rotisería me niega los últimos restos de la salsa de los tallarines o de la crema del vittel-thoné, ocultándolos en los recovecos del plástico.

¿Es que a nadie se le ocurre fabricar bandejas lisas...? ¡Me cachendié!

eMe said...

Te entiendo, yo tampoco puedo dejar nada, ni una miga, qué lo parió. (me cargan diciendo "uh, eMe no comió" por el estado en que queda el puto plato).

Sobre el "pote" (que no es un pote") no puedo agregar nada. Todos sabemos que están diseñados para cagarnos la vida. Es así.

Al said...

Al tubo de dentífrico hay que apoyarlo contra el lavatorio (o algun superficie dura) y darle con el cepillo... es lo más efectivo que encontré a la hora de extraer hasta la última gota.

Lo de ir enrrollándolo no camina.

Shimmy said...

Excelentisimo post. Cuando leo estas manias me dá cierta tranquilidad saber que uno no está solo...Cuánta locura!

florinónimous said...

jajaja me haces acordar a alguien que no quiere tirar los desodorantes vacíos.

Cuánta razón con lo de las bandejas de comida!

Sanguche said...

En los jugos citric, baggio, las cindor y demas cajas, que ahora vienen dotadas de "pico NO vertedor" siempre queda algo, por lo que te ves forzado a girar y girar el envase, hasta que lo terminas cortando como si fuera una caja de vino.

Con los yogures bebibles pasa lo mismo.

Que son los diseñadores de envases, osos hormigueros?

TRAGAGARCHAS.

el capitán beto said...

ya se que es del post anterior pero me vino ahora. hay un equipo del vilipendeado fobal marpatense que se llama : Al ver veras. Una frase sin trampas de idiomas gringos

Hugo said...

Al plato lo dejo limpito.

Al tubo de pasta dental lo corto para sacarle una última cepillada.

A los desodorantes los abollo para poder usarlos una vez más.

Lo se... tengo un problema.

Ro said...

yo tengo unas tres cremas dde peinar en curso (tanto rulo y tanta decoloración hacen necesario al producto) cuestión que cuando queda poquito, compro otra, pero cada vez que apreto el envase, me larga una escupidita más.
como tengo todo en una caja en el placard, junto al as ochomil cremas de las ochomil cosas distintas, tengo dos casi vacías q2ue no quiero tirar, y otra llna que no dejo de usar para usar las viejas.
también hay tres shampoos iguales en el baño, y dos sobres casi casi vacíos de mayonesa en la heladera
no somos una familia muy normal.
caso contrario, el último vaso de la jarra de jugo, lo tiro. me molesta el sedimento.

Lara said...

La semana pasada me paso algo asi...
solo que no era por no dejarlo, sino porque me olvidaba de comprar otro, o el chino siempre lo encontre cerrado.
Pero me pase una semana diciendole al "pomo" (perdón a mi me gusta esa) "Por favor dos cepilladitas màs!!!"

Al said...

Che, mirá esto!!
La solución a tus problemas?
Dispenser de dentifrico

Cat said...

"Ni hablar de pasarle la lengua a los shimmy y los dannete!"

Estoy con el Duende y los Amigos.

Y alguien que dijo que tienen comida vieja en la heladera... Mi heladera es un cementerio de restos que no puedo tirar proque ya me dan asco.

Es más fuerte que yo. ¿Hay grupos de autoayuda para eso de no tirar las sobras de comida?

Violeta said...

Maravillosamente de acuerdo, por Dios.