22 February, 2010

Unidos o dominados

Hay cosas que no dan para más. Cosas que se siguen rigiendo bajo los mismos sistemas obsoletos de hace años y que no cambian, como los sobrecitos de champú, aún hoy imposibles de abrir.
Pero hay algo peor que eso, y es el error multiplicado, disperso, sin unificar. Y con esto no me refiero a otra cosa que al gran flagelo gastronómico del siglo XXI: la dificultad en la identificación de las empanadas.

Viejo, no da para más. En un lado usan el sistema de los dobleces de las puntitas: uno tiene que andar con la caja en la mano buscando la de humita como si fuera un mapa del tesoro. Que un doblez en la derecha es la de pollo, pero sólo si tiene puntita en el repulgue; si es repulgue redondo es de carne picante. En una mesa promedio de 4/5 comensales, la pérdida de tiempo puede superar los 10 minutos. Insólito.

Otros revolucionarios inventaron el sistema de puntos o agujeritos repúlguicos: en lugar de hacer dobleces decidieron tomar a la empanada como si fuera una oreja y le hicieron agujeritos. Dos en el medio, dos a la derecha y uno a la izquierda: carne suave; tres arriba y tres a la izquierda: jamón, queso y tomate frita, la de horno es diferente. Basta boludo, matame acá mismo.

Y así tenemos un sistema novedosísimo por cada casa de empanadas. Pero claro, con métodos tan confusos nadie confía del todo en la elección, por lo que todos se dedican a abrir la empanada con la mano para ver si definitivamente es la de acelga con salsa blanca (?), y ahí hay otro gran problema: macho, ¿por qué tenés que abrirla por el medio? Rompé la puntita, con eso alcanza y sobra. Pero no, toooodos la abren por el medio, dejando empanadas chorreantes de roquefort por doquier, heridas de muerte por error, logrando que se enfríen. Un despropósito.

Y todo esto al pedo, porque en La tercera docena tienen el método más simple: un sello con las iniciales del gusto. JQ, CS, R, CP, una lista de referencia y a la mierda.

Así no se puede viejo, así no se puede.

4 dobleces: queso y cebolla. Andá a cagar.

23 comments:

CorazónLunático said...

NOoo es mi gran dilema!! Me terminé cansando y ahora compro en un lugar que se llama "la canastita" directamente vienen abiertas de un lado y ya. Fin del problema

Shimmy said...

Adhiero, el metodo del sello es el mejor, siempre y cuando sean empanadas sequitas, si estan medio jugosas se empieza a borrar y es peor, porque agarras una de JQ y resulata que era JA (Jamon y ananá) y el agridulce no te gusta...
Y otra, me empelota cuando hacemos la lista de empanadas que come cada uno y después terminan agarrando cualquiera y yo que como lento termino embuchando emparadas de acelga... lamentable.

peppers said...

Es cierto, la lista termina siendo al pedo, producto del jeroglífico que resulta identificar cada relleno, o de nuestro ser anárquico.

MARIA2 said...

Yo compro en LA CHACHA que trae el sistema de los agujeritos.
A veces no se entiende bien y le pifiamos. Lo peor es cuando algun comensal muerde y como no es lo que pidió parece que adentro tenía un sorete y putea.

maría pía said...

justo ahora que estoy por comer ravioles recalentados de ayer con manteca, posteas esto?!!!

Ale said...

Pero viejo, a ver si deja de quejarse de una vez, che. Será de Dió...

Emerald Eyes said...

No sólo Tercera Docena lo tiene. Sólo Empanadas también, desde sus comienzos. Hasta ahora el mejor sistema, aunque no infalible. Siempre, pero SIEMPRE, Todos los giles preguntan de qué sabor es aunque tenga el sellito.

PPR said...

imposible abrir el sobrecito de shampoo!! ya es complicado cuando esta seco, abajo de la ducha ni hablar!

florinónimous said...

JAJAJAJAJA qué afilado está últimamente piloto!!!

Usted no estará haciendo publicidad de la tercera docena no?

En fin, quería contar que hoy cuando bajé del tren y gracias al servicio que brinda SMAEP, modifiqué mi actitud frente a la lluvia y con la frente bien en alto disfruté la lluvia.

En ese mismo tren vi a un hombre portando riñonera y también me acordé de usted, qué lo tiró, ya puedo escribir un tango con tantos recuerdos suyos...

El-Nico said...

La 3ª docena es malísima, horrible; no todas tienen letras además, la única vez que pedí ahí, vi que había algunas diferenciadas por el repulgue.
Encima te cobran el delivery.

Solo empanadas tenía ese sistema antes de que existiese la 3ª docena, y eran igual de feas.

Letras en las empanadas = empanadas feas?

Ale said...

Gracias Flower, después te mando una docena de regalo por el elogio.

No, no hago publicidad, las empanadas apestan y te cobran 5 mangos de envío, son unos hijos de puto. Pero el sistema para diferenciarlos es bueno.

Ah, y más que un tango, con casi 450 posts tenés para un longplay enterito. Sí, dije longplay, y qué.

Omar said...

Cualquier metodología que permita la engullición rapida de alimentos, esta bien.
Mas aun, si contribuye con que los machos de la manada no se maten por haberse quitado el alimento.

Parece facil de hacer, pero los que venden empanadas y ravioles tienen un gran problema para llevarlo a cabo.

eMe said...

Es verdad, pero es algo que no va a mejorar según parece.

El colmo de todo es cuando los agujeritos se tapan con el huevo con que las untan, y entonces como desaparece alguno, mordés la empanada equivocada.

Pocas cosas me provocan tanta furia como el error en la mordida empanaderil.

Me cacho...

Andrés said...

Probaste con Pizza?

fians4k said...

Coincido, ya es hora de que el gobierno se haga cargo del asunto: desarrollar el ICE (Identificador Común de Empanadas) a nivel nacional para que todos podamos tener una empanada en nuestras manos y gritar al aire "esta es de carne dulce!" sin tener miedo a equivocarnos.

Anonymous said...

porque unidos o dominados?

el capitán beto said...

en uan casa de emapanadas para llevar de mi barrio en la caja de las mismas viene dibujadas con el nobrecito abjo, entonces es facilicimo identificarlas. El mundo empanaderil no es tan complicado si ponen un poco de empeño che

MARIA2 said...

Te cuento que copié lo que escribiste y se lo mande a mi esposo para que se cague de risa, porque es el tema obligado cada vez que pedimos empanadas. Ademas , piden una de cada gusto , piensan media hora, asi que es un quilombo infernal el reparto.

Germán said...

En mi casa se como empanadas del gusto que yo digo y listo!

Y por ls dudas mando a pedir media docena emás de jamón y queso.

Nunca tuvimos problemas.. Bah, yo por lo menos...

Germán said...

Debe leerse "se come"..

Tan egoísta era el comentario que hasta a ese verbo lo puse en primera persona, ja!

PPR said...

en adrogue hay un lugar (creo que se llama "la fabrica") donde cada empanada viene en un sobrecito que indica su sabor, es el mejor sistema que vi... y son muy buenas

el precio no me lo acuerdo...

Sanguche said...

Entonces, uno que compra empanadas para comer algo rapido, no ensuciar nada y no tener quilombo, termina puteandose con todo el mundo, limpiando toda la mesa y el piso y tardando catorce horas en comerse tres empanadas de mierda, que te tocan frias y baboseadas, y que obviamente, no son del gusto que pediste.

El problema es que la empanada es una comida "escondedora", como las tartas o algunas versiones del pastel de papa. Que uno no sabe de que estan rellenos sino hasta despues de la arcada.
Un buen sistema, un poco mas ecologico que el del sobresito, seria la caja con forma y/o nombre y/o color. Simple, facil, hasta te lo pueden marcar con un fibron al nombre, pero no. Son como los sordomudos que te putean, o los ciegos que te pegan con el baston, como si no fueran como daredevil.

Saludos usté

eMe said...

Jajajajaaaaaaaaaaaaaaaa qué grande el comentario de Sanguche!!!