15 February, 2010

Pica pica bajada cordón

Así como hay montones de cosas que hacen que cada individuo sea diferente al otro (ocupaciones, gustos, bandería política, lugar de nacimiento, nivel de simpatía con Saldívar, etc.), hay cosas que nos hermanan a todos y cada uno de los habitantes de este planeta. Por ejemplo: nadie puede rascarse la espalda solo.

Sí, se puede usar un elemento afín, una manito de madera comprada en el barrio chino, un cepillo limpia-inodoros, lo que se quiera, pero nada ofrece la calidad de rascado de otra mano amiga. Y no es sólo por el tipo de rascado, sino que además sabe "perseguir" al picor. Porque la picazón se mueve, por supuesto. No se queda quietita ahí donde empezó, no. Uno se hace rascar bajo el omóplato, cree estar en el paraíso hasta que de repente empieza a picar "en el medio" de la espalda. Y así vamos correteando al picor, que se va de la espalda al brazo, de ahí al cuello y así hasta que se aburre y desaparece.


Pero, ¿por qué nos empieza a picar? Para empezar, por leer esto: que alguien te hable de picazón ya te la provoca. Es como que te hablen de piojos, te empieza a picar la cabeza. Y cuando te hablan mucho, te pica mucho. Por ejemplo, durante el tiempo que tardo en escribir esto ya me rasqué 18 veces aprox., y no se detiene la muy cajetuda. Pero me tengo que joder, es mi culpa por invocarla.

No importa lo bien que te vaya en la vida, de la picazón y la diarrea no se salva nadie.

* Escribiendo el título de este post pensé en esta gente del pica pica bajada cordón, y la verdad es que es gente rara. No se los ve, sólo se comunican con carteles en postes y ponen celulares. No sé, les tengo miedo.

¡Ezimpozible!

14 comments:

C.A.Martinez said...

de la diarrea seguro que no me salvé... y lo peor es que no hay "mano amiga" que te colabore a pararla.

Flavio said...

El mejor método de rasque es levantarse la ropa y refregarse contra una pared rugosa. Qué delicia!

florinónimous said...

Como solidaridad la tengo previa, me molesta rascar espaldas ajenas por esto de la onda expaniva del picor.

Muy bueno lo suyo, no se le puede ocurrir escribir sobre eso! me reí mucho.

peppers said...

No hay como rascarse contra una pared con salpicre!! es lo más, sobre todo porque la mano amiga nunca le acierta al picor, siempre hay que hacer correcciones y uno se termina llenando las bolas, es como una especie de Telematch en donde hay que indicarle al otro por donde tiene que ir y, naturalmente..., el otro va para cualquier lado menos para donde uno le indicó. El buey solo bien se lame.

Shimmy said...

Contra una pared en ángulo. Obviamente el angulo del lado de afuera, sino como te vas a rascar...

La verdad, un post muy ocurrente. Saludos a la barra (que también se puede usar para rascarse)

CorazónLunático said...

Cantidad de instrumentos útiles si los hay para rascarse la espalda! Sigo prefiriendo la pared rugosa!! Hehe

el capitán beto said...

me pasó a mi sólo o se hacen los dolobus porque a medida que leo me crece el picor de espalda... me caché en die

Ale said...

Cáptain: se hacen los boludos, no hay manera de sentir el picor mientras se lee sobre picores.

maría pía said...

adhiero a c. a . martinez, yo segurisimo que tampoco me salve de la diarrea amiga que llega para quedarse siempre.
y la verdad, que soy rascadora de espalda de mi boy, el siempre me lo pide, yo solo le exijo masajes en los pies.
volviiiiiiiiiiiiii
a trabajar la puta.

Ale said...

Pía: ¿le faltó una coma a su última frase o es así nomás?

Santiago said...

Jaa, juro que me rasqué tres veces mientras leía, y eso que me contuve bastante.

Saludos.

maría pía said...

ale, a trabajar, sin dar tantas explicaciones.

Ale said...

La puta...

Lali said...

yo si me puedo rascar dx