30 December, 2009

Replanteando el replanteo

Y ya estamos a horitas nomás del cambio de año. Es decir que estamos, como siempre a esta altura, en la etapa de balance-retrospectiva de lo que pasó y la consecuente planificación-replanteo para lo que viene. Y ahí es donde este humilde servidor se pregunta: ¿por qué hay que hacer un balance a fin de año? O mejor aún, ¿por qué el cambio de año tiene tanta importancia?

Casi nada de lo que uno se proponga para el nuevo año se puede empezar a cumplir en enero: estamos todos con la cabeza en las vacaciones que se vienen, disfrutando las que ya llegaron o puteando por las que ya pasaron (o porque no vamos a tener).

Entiendo que es más fácil englobar un montón de situaciones bajo un concepto tan cómodo como “lo que pasó en 2009”, pero no le veo mucho más beneficio que ese.

Además, atar el replanteo al cambio de almanaque nos hace suponer que es en ese momento o nunca. Lo que no se analizó o entró en el balance de fin de año, no se cuestiona más hasta el fin de año que viene.

Es como juntarse con los amigos: pareciera ser obligatorio verse “antes de fin de año”. ¿Y si no qué? ¿Somos menos amigos? ¿Qué diferencia hay entre tomarnos ¾ litro de fernet el 28 de diciembre o el 6 de enero?

Si a mí me preguntan (y si no me preguntan también), yo dejaría los balances para cuando la vida me lo marque como el momento oportuno. Y no lo haría como un combo del tipo cambiar de laburo+hacer dieta+terminar la facultad+conseguirme una pareja, porque hay un tiempo para cada cosa.

Así que este fin de año me propongo para el año que viene no volver a replantearme las cosas mirando el almanaque que me regalaron en la panadería que, como si tuviera muchísimo que ver, tiene la foto de una casita en una pradera.

Nos vemos la semana que viene, una semana igual que ésta o que la tercera de agosto. Si es igual de buena, igual de chota o igual de gris, depende de cada uno.

Salute, felicidades.


Terminemos con los almanaques de perritos,
nenitos, paisajes o cuadros gauchescos de Molina Campos.

14 comments:

El-Nico said...

La vida es una mierda.

peppers said...

Ufff... que tema tan profundo para estas fechas..., en gral. algunas cosas se planifican de un año para el otro, porque el común de las actividades se manejan fecha calendario de Marzo a Diciembre digamos, baste como ejemplo la facultad, aunque, en rigor de la verdad, se pude comenzar en Agosto también en algunas casas de estudio privadas y del ámbito nacional.

Por caso, yo en Octubre de este año planifique comnezar a estudiar el año próximo, pero solo porque no pude comenzar en Noviembre del 2009. Y por mera casualidad o causalidad, comienzo natación el 1 de Enero del 2010.

Vermouth con papas fritas y bood show...!!!

Flavio said...

Terminemos con esa costumbre de robar con posteos findeañeros.

Carlite said...

Ves Flavio?
Por qué el post ladri de fin de año? Por qué no a los post ladris todo el año?

Y respecto al fin de año y las costumbres pelotudas, están todos los programas de TV, revistas, etc. buscando "el personaje del año", "el jugador del año", "el gol del año", "la pelea del año", "el éxito del año", etc.
Y después viene todo lo del próximo año: "las modas que vienen", "los in y los out", "las playas top", etc.
Una mierda como siempre.

maría pía said...

feliz finde añoooooooooo!!!!

Johnty said...

Debiera establecerse por decreto que los unicos almanaques fueran los que tradicionalmente engalanaron gomerias y talleres mecanicos: Con una bruta yegua en bolas.

Con respecto al balance de fin de anho, yo lo defiendo.
El anho se murió viejo, capotó, pasó a mejor vida. Sefiní.
Y se llevó otro anho de mi futuro, que no tá mas. Asi que hay que ver a que precio vendí ese anho, y eso se ve al cerrar los libros, aunque el balance suele cerrar en marzo...

Yo lo tomo como el velatorio del anho en curso, y como cuando se murió pinochet o el pelotudo de Steve Irwin, festejo locamente.

Mi consejo: Sean felices y celebren la virada de anho con tiros al aire. Con un poco de suerte le pegan a un ninho, con lo que me harian muy feliz.

Roberto Sánchez said...

aguanten los almanaques de gomería

salud y buenos alimentos

Alex said...

Oka, entonces nos vemos el domingo. Abz

mai said...

tal cual ... balance deberíamos poder hacer cada vez qe sintamos ganas o necesidad , porqe en realidad , el 1° de enero es un día como cualquier otro , cierto ?! pasa qe muchas veces nuestra mente siempre acelerada , qe tiene la atención puesta en mil cosas al mismo tiempo (muchas de ellas sin importancia o sin valor alguno) , necesita de alguna "ocasión especial" para detenerse y pensar en lo qe fue bien , en lo qe fue mal , en lo qe qeremos descartar , en lo qe qeremos cambiar ...


o será simplemente qe el 31 de dic nos pone melancólicos ...


saludos caballero !! volveré alguno de estos días , tan comunes y corrientes como cualquiera de los anteriores o de los qe le seguirán y , si me lo permite decir , feliz año nuevo ;)

Ale said...

Exacto mai, exacto.
No se podría haber dicho mejor.

Y sí puede, y encima yo le digo igualmente.

Gonza93 said...

Jajja entré a comentar lo mismo que Roberto Sánchez ajajjaja...

Me cagaste!

LALE said...

Jajajajaja!

Pasá por mi Galaxia, y fijáte que, un día después, se me ocurrió postear casi- casi la misma idea!

(SIN plagio, of course... yo hablo de gatitos chuchis, y vos de perritos y cuadros de Molina Campos... y no es lo mismo, no no señor, no es lo mismo...)

:D Saludos!

Staff de Bla Bla Bla said...

Además los perros/nenitos ya están muertos, las fotos fueron sacadas hace mucho tiempo.

Pd: La gente que ríe en los programas berretas como los de Gerardo Sofovich también ha fallecido...

eMe said...

Eso!
Terminemos con los almanaques pedorros y la página de publicidad que se abre en SMAEP, la puta madre...