18 December, 2009

Gerontocaligráfico


No importa su origen, qué hicieron de su vida, su formación académica, su vocación, su clase social, su habilidad manual o sus diferencias de estilo: sin importar cómo lo hizo cada uno durante su vida, los viejos escriben todos con la misma letra.

¿Será que a cierta edad nos volvemos standard?


La gerontocaligrafía es internacional y eterna.

Editado: como nos quedamos colgados con la historia y no sabemos el final, se abre el concurso literario. El creador del mejor desenlace se gana la resonancia magnética del ligamento cruzado de Ricardo Fort.
Otra gran idea de Lovely Rita.

29 comments:

Flavio said...

En un par de años vos vas a empezar escribir más o menos así. Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja!

PD: Ja!

Shimmy1977 said...

Lo de la letra es cierto.

Ahora leyeron la carta? La historia de la mitad de nuestros abuelos o bisabuelos.

Diego said...

la puta madre....
Es verdad!

Carlite said...

Puede ser que tenga que ver con los métodos de escritura.
Hasta no hace tantos años, para escribir con tinta había que usar una pluma (1ero, pluma y titero y después con cartucho), y cualquiera que haya usado una Parker de chico sabe que el trazo es diferente con la orientación, el ángulo, etc.
Lo que hace que alguien con estas herramientas tengan seguramente el mismo estilo de escritura.
Además, hoy tenemos un exceso de información visual, y eso incluye infinitas tipografías, todo el tiempo. Hoy tenemos la cabeza más abierta a otras ideas gráficas.
Antes los libros se imprimían todos con la misma tipografías, los carteles se pintaban a mano, no había tele, etc.

Nada, tenía ganas de intelectualizar la cosa nomás.

Lovely Rita said...

Le pifió un poco con la ortografía el Don en la carta jajajaja, yo quiero saber ahora como termina la historia ¿Habrá encontrado trabajo? ¿que onda la prima Filomena? Se podría hacer una especie de concurso pero para ver quién escribe el mejor desenlace , eso si, tendríamos que agregarle algo de condimento semeapagoelpilotoiano ¿Que me dice Ale?

Ale said...

Listo, se abrió el concurso literario nomás.

A escribir que se acaba el mundo (?).

Gonza93 said...

Yo escribo asi desde ahora :S.....

Cuando sea viejo voy a escribir peor entonces?... o mejor??

eMe said...

Y ud. nos puede decir más o menos a qué edad no volvemos estándar???

Me deprimí :(

Carlite said...

Cuando te empezás a comer las eses...

eMe said...

JAJAJAJAJAJAJAAAAAAAAA

MARA VILOSO!!!

estoy al horno hace rato =(

Lovely Rita said...

Ya tengo el desenlace jajjajajja!!!! Cuando Ale lo desee puedo dejarlo aquí plasmado

Ale said...

Cuando quiera eh, déalé nomás.

Lovely Rita said...

Perfecto Ale, aquí va la historia:

...y mi prima Filomena me hizo un vaso enorme con Zucoa para empezar la jornada mientras escuchaba
un disco de vinilo grabado por un imitador de un tal Ricardo Arjona. El viaje de Barcelona a Buenos Aires duró exactamente 22 días, de los cuales estuve 20 sin dormir porque media tripulación roncaba cada noche sin parar.
Al llegar a Buenos Aires tomé un tren con destino incierto, me bajé en Ranelagh y empecé a caminar buscando algún lugar donde
pasar los días venideros, como me sentía muy cansado y habiendo estado muchos días sin dormir me tiré en el banco de una plaza a hacer una siesta. Grande fue mi sorpresa cuando me desperté y vi a mi lado un alfajor de fruta y un triple de jamón y lechuga. Se ve que alguien tuvo compasión y me habrá visto con cara de "no morfé casi nada". Finalmente encontré una casa enorme con muchas habitaciones y me instalé en una de ellas. Rápidamente me hice amigo de muchas de las personas que vivían allí, muchos eran compatriotas que, al igual que yo, habían optado por buscar una vida mejor. Entre ellos estaba una señora de nombre Zulma, era rara,
se decía en el conventillo que en realidad no era mujer, que le gustaban los bay biscuits y que le tenía fobia a los guantes.Recuerdo que al llegar me regaló un malvón que cuando floreció en primavera se llenó de vaquitas de San Antonio. Muchos dicen que son bichitos de la buena suerte y estoy más que seguro de eso porque poco después conseguí trabajo en un negocio que fabricaba servilletas para pizzerias. Mi jefe, que se llamaba Don Carlos, vino un día y me dijo que estaba tudo bem, tudo legal. Desde ese entonces supe que algún día podría jubilarme y como Don Carlos era un tipo muy simpático decidió aumentarme el sueldo.
Gracias a Dios con ese dinero pude
traer a mi esposa, a Carmen y a Carlitos. Filomena vino a Buenos Aires exactamente 10 meses después y se casó con Don Carlos, que me dejó a cargo del negocio y se dedicó a estudiar para ser piloto, mientras que yo pasé de
fabricar servilletas de pizzería a caramelos 1/2 hora. FIN.

Ale said...

¡¡¡¡¡A LA MIERDA!!!!!

Impresionante, Lovli Rita es una verdadera Pilotógola, metió 20 posts distintos en una sola historia.

Chapeau, chapeau.

No somos dignos...

Roberto Sánchez said...

me dio unos consejos para el viaje y yo le hice caso porque Filomena era la que mas veces había viajado, ya que tenía un tío en Gerona. Asi las cosas me monte en ese barco cargado de sueños y con un puñado de cartas de recomendación debajo del brazo parti rumbo a Argentina en la bodega y durmiendo en el suelo durante los siguientes 35 días.
Los sueños de progreso se esfumaron rápidamente y las cartas que me dio el hijodemilputas de fabregas no me sirvieron para nada, y desde ahi hasta estos días no he podido levantar cabeza jamás, tampoco volví a ver a mis hijos, ni a mi mujer que por lo que me enteré`por la última carta que me envió Filomena allá por el año '39 a los tres meses de venirme para acá se casó con Cayetano Fábregas. Menos mal que ahora después de penar por años y de tragarme mi vergúenza pude comprarme este cuaderno rivadavia, contar mi historia , desahogarme y preguntarme en voz alta ¿para que carajo le habré hecho caso a ese gilipollas?


salud y buenos alimentos

pd: después de leer la impresionante historia de lovely rita estuve a punto de arrugar pero como bien saben ls hinchas de racing, lo importante es participar.

Ale said...

Una vez más me asombra la magia que genera el público de este blog. No sorprende porque creyera que no pueden escribir estas cosas, sino todo lo contrario, me asombra que a partir de una pelotudez semejante se manden tremendos cuentos.

Insisto, no somos dignos...

eMe said...

Yo no participo porque acá son como Tinelli, prometen premios que no entregan =(

(impresionan lo de lovely Rita!!!)

Ale said...

Ya le dije, doña Matilde: ponga fecha y lugar.

Insisto, ¿por qué no nos juntamos de una vez? Nada de despedir el año, nos juntamos en enero para recibir el que viene, porque acá somos así de laaaacas.

eMe said...

Insisto, como se nota que no lee mi blosssssssssss

Sábado 26 sale encuentro, pibito...

Ale said...

Oops... me agarraron en orsai.
La verdad que eso no lo vi, como no veo casi ninguna otra cosa.

Listo, el 26 estaré allí con mis/sus media hora.

Carlite said...

Hay guerra de tortas?

Lovely Rita said...

Eso seguro carlite, van a poner a Sandra Mihaniovich, Ana Lucia (la de lost), Maria Leal y a Sinead O'connor en un ring con un poco de barro y ...VOILA!!!!

Che, yo me prendo para el 26 si hacen algo, quiero aparte la resonancia de Ricky Wonka (en caso de que mi historia salga ganadora)

Lovely Rita volvio con tutti!!!!

Carlite said...

No era a lo que me refería pero igual compro!

Tyler Durden said...

excelente! termino de estudiar y aplico para este desafío

el regalo igual no lo quiero

Flavio said...

...y mi prima Filomena me deseó lo mejor, para luego darme la espalda y alejarse a paso veloz, dejándome con la amarga sensación de que el que dio la espalda fui yo... y no se equivocaba.
Instantes después, me encontraba con una maleta de cuero antiguo, maltratado y maloliente, dejando la mitad de mi vida, yendo a buscar la otra mitad al otro lado del Atlántico.
La nao en la que me embarqué era mucho más grande de lo que parecía de afuera; las otras almas que me acompañaban me hacían sentir fuerte, como si pudiera llegar nadando. Estaba apunto de arrojarme, casi orgulloso, por la borda, pero a último momento lo pensé mejor y decidí no hacerlo.
Cuando avistamos tierra, un relámpago partió al cielo en dos, el barco se estremeció, y poco a poco fue poniéndose de lado... una hora después, volcó. Fue un desastre. Todos murieron. Todos menos yo. Llegue a la costa sosteniéndome de un tablón; estaba solo, pero una voz me repetía: "Sigue adelante, sin olvidar quién eres".
A decir verdad, no sé quién soy, pero logré darme cuenta a dónde pertenezco.
Si alguien encuentra la botella con esta nota, no cometa el mismo error que yo: Antes de intentar nada, sepa a dónde pertenece. El resto, está en cada uno.

maría pía said...

me prendo para la guerra de tortas.
lovely rita, te olvidaste de marilina ross!

Mariana said...

Yo me sumo a lo que dijo Carlite de las tipografías y medios de escritura, agregando que antiguamente había intensas clases de caligrafía: los pibes repetían los trazos una y otra vez. Tener buena letra era algo obligado y muy apreciado, ¡para algo te habían mandado al colegio!
Hoy en día más de cuatro giles dominan un joystick con los ojos cerrados, pero si tienen que escribir la lista del súper hay que llamar a un perito calígrafo...

Staff de Bla Bla Bla said...

Esa resonancia es el sueño de todos...lástima que sólo será uno el privilegiado.

Shimmy1977 said...

En mi final parte al día siguiente en barco y se hunde a 5.000 millas marinas mar adentro, y nunca nadie supo si llegaron a America o no.