25 November, 2009

Decisiones desafortunadas

Todos tenemos en nuestro historial aquél estúpido acto que hoy no podemos explicar de ningún modo. Todos. Desde cosas que en el momento se creen justificables como apretarse a una chica ayuna de toda dentadura, hasta meter el dedo en el enchufe “para ver qué onda”.
Algunos se irán más lejos y hablarán de casarse, esas cosas que si se toman como conceptos abstractos son raros. Otros (como yo) no se explicarán ese tatuaje horrendo que un día pareció una idea genial. Hay de todo.

Pero lo que “le pasó” a un amigo de quien escribe, eso sí que no tiene explicación de ningún tipo. Está bien, era chiquito, todo lo que quieras, pero ni así: un día el tipo consideró que un excelente plan para esa tarde era apoyarse una plancha caliente en la cara. O sea: plancha + un montón de calor + cara de niño.

Después lo lógico: hospital, reconstrucción, tratamiendo de años, etc. Finalmente zafó, pero lo pagó caro.

¿En qué puede estar pensando una persona para hacer una estupidez semejante? Carlitos Tévez todavía no era conocido así que el fanatismo queda descartado.

Yo me creía el más imbécil por haber esnifado el polvito que viene adentro de los caramelos Fizz (te hace un burbujeo en la cabeza que te deja mogólico), pero este muchacho me pasó el trapo.
¿Ves? Ni para eso.


Por suerte zafó.

30 comments:

florinónimous said...

canté pri!!!!

Te deberían haber llevado a Narcóticos Anónimos Kids.

Ale said...

A Narcotiquitos Anónimos. Es más dulce.

fians4k said...

El abuelo de mi esposa (si, yo soy de los que toman decisiones de ese tipo) intentó plancharse una bermuda. Mientras la tenía puesta. ¿Mencioné que la bermuda era de nylon, más bien una malla que otra cosa? El señor tiene un triangulo permanente en la pierna, adorable.

Carlite said...

Hoy hay muchos que se prueban un paco "para ver qué onda".
Por definición, habría que evitar toda actividad que ya sabés que las consecuencias son para toda la vida.
Si, ya sé, pero noten la frase "que ya sabés".

peppers said...

A ver... no hace mucho que jugando un picadito de basquet con unos amigos se me terminó la cancha y por "¿acto reflejo...?" intente girar con el cuerpo por sobre la baranda que delimita la cancha, en plena pirueta me percate de que en el lado inferior había otro caño atravesando la misma con lo cual me abrí la frente en presencia de mis amigos que en lugar de socorrerme se descocieron de la risa.


La baranda era así:

|----------------
|---------------- A esta choque
|

Shimmy1977 said...

Una desición desafortunada fue poner esa foto, aaahh...

Flavio said...

-A los 4 años pisé el pinche en el que se clavan los papeles de turno.
Sagré un cacho, nada grave.

-A los 5 años le metí el dedo en el ojo a un compañero de la colonia, sólo porque era un poco molesto. Estuvo el resto del verano con una ciruela aplastada de ojo.

-A los 6 años quise parar a un tren con el cuello. Quedé marcado, pero increiblemente, zafé.

-A los 8 años me tiré parado por un tobogán acuático. No sé cómo no se me partió el cráneo al medio.

-9 a 15: Ninguna estupidez importante.

-A los 16 años me crucé con la hinchada de Newell´s, teniendo puesta la camiseta de Boca, y cuando me accorralaron les dije algo así como: "no creí que iban a ser tantos". Me dejaron ir. Ileso. Fiuuu!

-Desde entonces, no hago más estupideces (graves).

Ale said...

Yimi: esa foto es fiticia (así, sin C). Es Mason Verger, de la película Hannibal.

Yo estuve el día que Peppers salió a cabecear barandas. Pocas veces me reí tanto en mi vida.

peppers said...

Usted es un hijo de puta... sepalo.

Mariluna said...

De chica, me engrapé un dedo con la abrochadora... sólo para saber si el ganchito se doblaba en las puntas como hace cuando abochamos un toquito de papeles. Pero no... resulta que la doblitud no se cumple con los dedos... me quedo un lindo ganchito clavado en el dedo gordo! Menos mal... sino quién le explicaba al médico que fue de aburrida nomás!

MARIA LAURA said...

parà, el de la plancha era de verdad Carlos Tevez o entendì para el tuje?

Ale said...

Entendiste para el tuje, el de la plancha es un amigo mío, que se planchó la jeta de chiquito.

Se ve que después Tévez se enteró y lo quiso imitar.

MARIA LAURA said...

ahh, ya hice re-lectura y captè la historia...lleguè a pensar que eras amigo de Tevez jaja. mejor me voy a dormir una horita, que desde las 6 estoy despierta, jaja espero me sirva de excusa!! decisiòn desafortunada haber comentado de una! ahora quede como la naba de tus lectores jaja. bueno chau me voy a hacer noni!

MARIA2 said...

MARIA LAURA, ME HICISTE REIR MUCHO!

ALE:TE FUISTE A LA MERDE CON ESA FOTO.
NO SOY MUY SENSIBLE PERO ME DA ASQUITO.

Ale said...

María Laura, más nabo fue mi amigo. Lo tuyo no te arruina la jeta, por lo menos... ja.

María Dos: pero no sea sensible che, que esa cara no es real. Nunca habría puesto algo así... supongo.

Hacenos pata said...

Necesitamos de tu ayuda para difundir nuestra campaña, entrá a nuestra página y enterate.
Adoptá un perro, hacenos pata!!

Repee! said...

acá arriba te dejaron un chivo.. jajaaj

boludo pero cómo quedó el de la plancha??? quedó con marca?

yo tengo varias de esas tmb...

juan said...

si, hasta a mi me supero, que le jugue a mi gato, el que parpadea primero pierde,sin darme cuenta que los gatos jamas parpadean. y casi me deshidrato por los ojos!!

Staff de Bla Bla Bla said...

Los caramelos Fizz abandonaron un tiempo el mercado por gente como vos...

Gonza93 said...

Jajja pobre flacoo!..
tiene alguna cicatriz ahora?.

eMe said...

Yo me comí una caja entera de fosforos Tres patitos para ver si tenían gusto a "putisha", además del color; y se dieron cuenta de pedo cuando los buscaron para prender el asado. Iba por el 220 creo...

Corridas, horror!!!, lavado de estómago, nena que mierda hiciste, etc. etc. etc.

florinónimous said...

jajaja Eme por gente como vos que come fósforos a Ale le da pena elegir uno para prender su hornalla!

Omar said...

Yo en una caida cuando tenia 7 años decidí que eran mas importantes unos vasos que mi zabiola. 5 puntos en ella avalan la buena decision.
Meter los dedos en el enchufe para ver que onda, también.
Jugar a hacer explotar botellas unas contra otras, también.
Por suerte, nada que me haya dejado mas marcas que al de la foto.

cavenaghi9 said...

A todos los que están preguntando... No, no tengo cicatriz ahora. :p

Ale said...

Me acordé de una bastante imbécil: en un año nuevo metí un violentísimo petardo "brasilero" dentro de una botella de cerveza. En el medio de la calle. En medio del show de fuegos artificiales de la cuadra. Donde había niños. Muchos niños.
La botella explotó y revoleó vidrios para todos lados, incluso dejando algunas esquirlas clavadas en el poste de luz, que era de madera.
Todavía no entiendo cómo nadie perdió un ojo. Casi me cagan a trompadas.

eMe: ¿cómo vas a hacerle eso a los fosforines? ¿No sabés que nacieron para prender fuego? Y vos vas y te los morfás. Pero será de Dió, taquelotiró...

juanelemental said...

Tendria 11 años cuando junte toda la polvora de los rompeportones que no explotaban y la prendi con un encendedor para ver que onda, resultado dedo gordo quemado y el 31/12 compartiendo sala de espera de sanatorio con boludos pirotecnicos como yo. En la actualidad ese dedo es bastante similar al de la otra mano.

cabeza de pija said...

Yo admito que cuando tenia 6 años puse las manos en una plancha, se me "enllenaron" de ampollas estigmaticas, y encima tenia que ir a un acto de la escuela a aplaudir.

Flavio said...

Jajajaja, no podía ser mejor!

Anonymous said...

JAJAJAJJJA me diste ganas de probar lo del caramelito Fizz, me lo recomendas?.

Ale said...

Si no te molesta sentirte una versión tercermundista de Tony Montana, dale para adelante con el Fizz. No pega, pero los primeros 5 segundos son como si te hubieran servido soda en el cerebro, directo del sifón.