01 October, 2009

Aprovechemos, todavía estamos a tiempo


Recién estamos en octubre, faltan por lo menos dos meses y medio para que la gente empiece a armar sus bolsitos y salir de raje hacia la costa argentina. ¿Qué tiene de bueno esto? Que todavía hay tiempo de cambiar algunas de esas cositas que ya nos tienen las bolas al plato. A saber:

-          El jugo de naranja que sirven en los micros: es horrible, tiene gusto a batería de auto. Para eso es preferible que pongan agua de la canilla.
-          Las películas: parece que la única permitida para pasar en un micro es Erin Brocovich. Viejo, una peli trucha vale 3 mangos, no sean ratas.
-          Los nombres de los edificios de la costa: basta de Pleamar, Bajamar, Solymar, Marimar y todos esos nombres de telenovela colombiana. Y por si fuera poco, los repiten y les ponen Marimar II, Solymar II, etc. No da.
-          Los alfajores: para empezar, no sé de dónde salió la ley de que en todos lados hay que hacer alfajores. Pero ya que es así, por lo menos esmérense. Sacando a los Havanna y los Balcarce (y hasta ahí), son todos una bosta. Si los van a hacer, pónganle ganas.
-          Los mitos playeros: a ver si nos entendemos, el pirulín en la playa no va, el voley es un embole y la resolana no quema más que el sol.

Se puede señores, se puede.


Lindo nombre, no lo vi nunca.


21 comments:

Ana said...

Me hicistesss reir pibe! Ahora si puedo comentar en SMAEP, no te tengo ao vivo...
Otro mito playero es esa bosta que hay en el bar y la gente se la pasa por el cuerpo diciendo que es YOOOODOOOOO, un verdadero asco...
Beso!
T/E

Flavio said...

El mar... viva los piratas!!!

Germán said...

respecto del jugo: hay que decirlo. la solución propuesta no resuelve el problema porque el gusto a batería de auto no es del jugo, ES DE LA JUGUERA. Eso explica que el café también sea intomable.

Decirle juguera depende unicamente del contenido, se trasforma en cafetera cuando se le echa café. Por si no se percató, el micro viene con dos contenedores-termo iguales, lo malo es que a veces se usan alternativamente para jugo y después para café y viceversa...

Yo mismo he comprobado que en las pocas ocasiones en las que habían puesto agua en la juguera, el sabor también estaba alterado!

Por otra parte, en mis épocas de coordinador de jovencitas de viaje de egresados(o se va a pensar Carlite que es el único que tiene anécdotas de vida para dejarnos con la boca abierta?!?!) desaconsejaba directamente tomar cualquier cosa que saliera de allí. Se que van a decir que eso no se compara con la anécdota de Carlite, y me anticipo: eso no ES la anécdota, simplemente es un aviso de que en el carácter mencionado, HAY anécdotas...

Espero haberle iluminado un poco el camino sobre este asunto.

Abrazo!

Johnty said...

Ana said...
"Otro mito playero es esa bosta que hay en el bar y la gente se la pasa por el cuerpo diciendo que es YOOOODOOOOO"

Oiga, tiene el "BAR" muy metido en la cabeza esta dama. Interesante.


A mi lo que mas me hacia sufrir de las playas argentinas es la arena hirviendo, el viento y el agua fria, pero despues de ir a mar de ajo para un casamiento y ver una orca de fibra de vidrio que pusieron a modo de "atractivo turistico" me termine de convencer:

Hay que matarlos a todos. Son mersas.

Y son los mismos hijos de puta que despues dicen "Miami es grasa"... comprense un espejo, manga de hijos de puta!

LeO said...

Te digo la verdad, no sé para qué mierda está el mar.
Es INUSABLE en el 98% de los casos...

Ana said...

Quise poner mar, perdón...

Diego said...

Por fin alguien que me acompaña!
La puta resonala, no quemaaaa!!!

alelé said...

la resolana quema, mucho... y mas si te untas el cuerpo con iodo

florinónimous said...

jajaja buenísimo!!!!!!!! usté está en todo.

Terminemos con el tejo.

Unos veranos atrás rumbeé hacia el norte con un micro más que trucho llamado "cachi turismo" por supuesto no salía de la terminal de retiro sino desde once en una calle cualquiera. Al subir, el chofer nos avisa a todos los pasajeros (tono de cancha) "el baño es para lo primero, para lo segundo me avisan y freno". Ni jugo con gusto a batería ni qué ocho cuartos.

Carlite said...

También se deberían prohibir las partidas de tejo en la playa. No me banco a los viejos pedosos bronceados que se creen profesionales del deporte y te cortan el paso al agua con la excusa que le desnivelás la cancha.

El tejo es al deporte lo que la paja es al sexo...

florinónimous said...

jajaja carlite es al blog lo que messi es para el barcelona!

Ale said...

Estoy de acuerdo con los que están de acuerdo sin saberlo: el tejo no da para más. Además de invadir el territorio, es un juego fácil, no como las bochas. Ahí sí que tenés que ser hábil, y viejo.

Basta de helados en la playa. Encima del pegajosor propio de una crema semiderretida al sol, le sumás la arena, el viento y los pendejos que te corren al lado y listo, un combo de mierda.

LeO said...

Basta de sandwiches también!

Lo hagas de milanesa, de jamón y queso, de salame y manteca, con matambre casero, tienen todos el mismo gusto: A ARENA.

Tomás Münzer said...

No te permito que hables mal de los pirulines y no digas nada sobre los choclos, o sea, choclos!!! en la playa!!! eso sí que no da para nada...

Ale said...

Qué gran verdad. El choclo debería estar permitido sólo entre mayo y octubre, y sólo para consumo hogareño, como el faaaaaaaaso. Imaginate, no sirven choclos en los restaurantes y sí en la playa. Una pelotudez flagrante. Cómo me gusta la palabra flagrante, me parece que me la voy a tatuar en el omóplato.

Carlite said...

Gente, igual entiendo que el sentido original del post eran las cosas que habría que cambiar pero no dependen de nosotros.
Lo del helado/milanga con arena se soluciona simplemente no comiendo en la playa.
Lo del tejo/jugo de micro es lo que hay que abolir por la fuerza púbica (o sea, con una patada en los huevos).

Sanguche said...

LeO: Eso se llama discriminacion.

en cuanto al post, yo, como buen cordobes, me quedo toda la vida con los rios tranquilos de las sierras, el vino en caja y la pesca de mojarra/ bagre/ vieja del agua. Lo mas recreativo que hay.
"no me excita cagar en el mar" dijo el peludo ese

eMe said...

Y de los jugadores compulsivos de pelota paleta nadie dice nada, eh?

Ojo que son bravos también, como los del tejo.

Antes de vivir en el Pueblo Infecto y mientras vivía en el Pueblo Infecto (ayyyy cómo me gusta decirle Pueblo Infecto al Pueblo Infecto) iba y venía todos los putos fines de semana y si algo tenía claro era que antes MUERTA deshidratada que tomando ALGO de lo que saliera de ahí.

Encima en esa época fue cuando durmieron a la gente... o algo así. No no, yo me compraba mi propia agüita y me dormía, claro, pero sin que nadie me indujera!!!

La Furia de la Negra said...

Como me rompe las bolas que una se quiere hacer la chica 10, tirada tomando sol y de repente te zampan un pelotazo!!! NO SE PUEDE JUGAR AL FUTBOL EN LA PLAYA, NO HAY ESPACIO!!!

Caz said...

A las minas les encanta ver a los tipos jugando al fútbol en la playa.
Es fija, las calienta.

eMe said...

A qué minas, Caz?