19 August, 2009

La rueda de la fortuna

Vos creés que tenés mala suerte, ¿no? Vos te quejás porque no se te dio eso que esperabas o porque te cagó un pájaro en la pelada. Bueno, leé y replanteate:

Tres amigos, Ariel, Gastón y Mariano, deciden ponerse una remisería en la casa de uno de ellos. Primeros días, todo bien.

Pido un viaje, viene Ariel usando el auto de Mariano. Vamos tranquilos y vemos un auto estacionado que parecía ser el de Gastón.

- Che, ¿ese es el auto de Gastón?

Como ya lo habíamos pasado, Ariel se da vuelta para mirar, llegamos a la otra esquina y pum, choque… contra Gastón.

- No, no era.

Mariano, que había sacado su auto del taller esa mañana, se entera y se quiere morir. Entonces Ariel, para no dejar sin trabajo a su amigo, le ofrece su propio auto hasta que el otro salga del taller.
Ariel va a su casa, agarra su Peugeot 505 y se dirige a la casa de Gastón (la base de la remisería). Cuando está llegando, en la mismísima puerta… fuego en el motor. Frena, se baja, explosión: el tanque de GNC. Ariel sentado en el cordón mirando cómo se derretían los CD’s que tenía en la guantera (además era DJ).

Situación final: 3 autos fuera de combate en, literalmente, 20 minutos.
Conclusión: esa remisería no tenía que existir.

PD: no pensé que fuera necesario aclararlo pero parece que sí: es 100% verídico, yo estuve ahí.

La vida… sí, eso.


DJ Fire

23 comments:

El editor said...

Lindo sería que sea verdad

Ale said...

Lindo sería que NO fuera verdad, pero lo es.

Si querés te paso los teléfonos y les preguntás.

Digo, inventar una historia como esa es bastante pelotudo, ¿no?

Margot Morrison said...

Uno se reconforta sabiendo que hay gente que la pasa peor que uno...por lo menos yo

fians4k said...

Te faltó decir que en la guantera del auto estaba el ticket ganador de la lotería... ahora reducido a cenizas.

Irene said...

Seguro q hay gente q lo pasa peor q uno...pero hay una realidad: a mi me duele mas mi dedo quemado que la falta del dedo del otro.

eMe said...

Ud. lo dijo: esa remisería no tenía que existir.

Nats said...

Los nuevos 3 chiflados, tal vez si los sigue una cámara les cambia la suerte.

Carlite said...

Ni en una telenovela de la tarde se la creen esa historia...
A veces la realidad supera la ficción.

El-Nico said...

Pobres, prestales tu auto Ale, así laburan.

Carlite said...

Yo les puedo prestar el mío...

Omar said...

Es increíble lo feliz que me hace la infelicidad ajena.
Tanto que me hace olvidar mi dedo quemado riendome del que le falta el dedo.

Ale said...

Te reís de él con una mano en el estómago y la otra, la del dedo quemado, apuntándole.

Nico: hace 4 meses que estoy esperando que me entreguen un auto del "Plan gobierno", mientras tanto viajo en Mercedes con chofer.

PD: si quieren comprar un Peugeot, ni se acerquen a la concesionaria Dar'c de Av. San Martín y Beiró porque a) son unos hijos de puta y b) en unos días la prendo fuego y no existe más.

Flavio said...

¿Y tenían Seguro?

Johnty said...

Al igual que omar, disfruto con la desgracia ajena cuando no conozco al otro.
A veces tambien disfruto cuando conozco al desdichado. Depende.

Igual me da pena que se hagan mierda los remiseros habiendo tanto taxista suelto que podria quedar atrapado en su coche en llamas.

florinónimous said...

ups! me perdí... mis neuronas hoy están enemistadas, sepa disculpar.

La amante said...

Ay pobre gente!!!! y no, no tenía que ser...pero dejame de hinchar...un garrón!

Ale said...

Flavio: sí tenían seguro, pero a Mariano (manejaba Ariel) no se lo cubrió porque Gastón le chocó el lateral derecho (el que viene por la derecha tiene el paso y por lo tanto recibir un choque en ese lado indica que cruzaste mal).

Meado por un milpies.

Blas A. Giunta said...

Es como cuando se te rompe el 5, después el 8 y para terminar te sacan al 10 de la cancha.

Anonymous said...

1º La historia es veridica. Mi hermano es uno de los implicados
2º El auto de mi hmno. no tenia seguro (el auto era de mi viejo Renault 9)
3º Mi viejo casi lo coge a Gaston
4º Mi viejo casi lo coge al gordo Ariel cuando lloraba por los CD. "Mealo gordo puto! pero apagalo! le grito mi viejo.

Sanguche said...

A esa historia la muestran justo antes que la de "jorgito, el ganador de los 22 millones del quini"
No se si es karma, el orden de las noticias en TN o que. Pero esta visto qeu para que uno sea feliz, hay por lo menos tres que tienen que ser infelices

eli said...

definitivamente, la remiseria no tenia que ser. si no como explicas tanta mala leche????

recomiendo un blog amigo de humor grafico, no se si te scara la mala leche pero x lo menos te va a hacer reir un rato jajajja..

http://bellville-sensible.blogspot.com/

Saludos!

Tu Patagonia said...

TE FALTO DECIR QUE GASTON SE COMPRO ESE AUTO CON 10.000 PESOS/DOLARES (EN ESE ENTONCES)QUE LE PRESTO MI VIEJA PORQUE ESTABA EN LA LONA. HOY ANDAN EN MERCEDES, VIVEN EN DEVOTO EN UNA MANSION Y OBVIAMENTE LAS 10.000 LUCAS JAMAS VISTAS. PERDON POR EL COMENTARIO PERO LO TENIA QUE DECIR

Ale said...

Es verdad, es verdad.
Dicen que nada es gratis en esta vida, lo que faltaría saber es qué estarían debiendo los otros dos, que se fumaron un chotazo tremendo.