12 January, 2009

Quesíqueno

Situación 1:

- ¿Querés gaseosa?
- No.


(La cierro, la guardo en la heladera, me siento en la mesa).

- Bueno sí, quiero.

Situación 2:

(Manejando por Santa Fe y R. Peña).

- ¿Querés parar en la Bond a ver si encontrás esa remerita?
- No.


(Sigo derecho hasta 9 de Julio, aprox).

- Bueno sí, vamos a la Bond.

A ver, a ver. Primero, ¿por qué el acto reflejo de creer que no quieren* algo que todos sabemos que sí quieren? Segundo, ¿por qué esperar a que la oportunidad se convierta en complicación, para recién ahí decir que sí? ¿Por qué, eh? Por el amor de Dió, ¿por qué?

* Estoy muy tentado de adjudicarle este gataflorismo exclusivamente al género femenil, pero conozco suficientes especímenes masculinos que califican, con lo cual sólo podemos considerar a este trastorno como “mayormente femenino”. Lo que es justo es justo.

19 comments:

Sanguche said...

Ni hablar. Aunque creo que todos nos hemos visto envuelto en una de estas situaciones, con nuestra persona como protagonista. Pero eias llevarian la delantera en el porcentual, si se hiciera una encuesta.
Estaba desesperado en la oficina, esperando el post.

Ale said...

Me emocioné, sepaló.

eMe said...

Mmmm Ale... y si te vieron la cara y te lo hacen adrede????

Piénseló!!! o no, mejor no... ;)

johi said...

No no no, creo q tus preguntas están formuladas en el preciso momento que ves a la otra persona ocupada, así sea solo pensando en cuanto tiempo pasa entre que el semáforo que corresponde a tu mano, se puso en rojo y el q se debería habilitar, lógicamente, en verde. Entonces, cuando se toma ese segundo para prestarte atención, ZÁS! es un poco "tarde".

Ale said...

Dime cómo argumentas y te diré cuán gataflorista eres.

Ale said...

eMe: seguro que si fuera consciente lo haría adrede, pero además lo hace inconscientemente.

Ch said...

Eso se llama "no hay poronga que le venga bien" y se mide en sangre con el gataflorómetro.
Y respecto del género, creo que este asunto se engendra en el útero.

johi said...

Ale, ese comentario fue muy cosmopolitan...WTF?

peppers said...

Comentario absolutamente nerd:

No sera que tiene delay...?

Dicho en castellano: QUe no tiene tanta presión como para que le llegue bien el agua ala tanque...?

Flavio said...

Es una enfermedad mental similar a la que poseen los que te dicen "¿eh?" y después te contestan como si te hubieran escuchado (que es lo que realmente pasó).

peppers said...

Flavio:

Usted tiene un aire a Adrian Suar en la época de Pelito...

De endevéras se lo digo.

Mariano said...

Hay veces que el cerebro tarda en computar los sufragios.
Vos pensá, le decís "querés pasar por la Bond a ver si te comprás esa remerita" y mientras reciben la info, visualizan la remerita, se la prueban mentalmente y analizan las posibles combinaciones con cuanto pantalón, pollerita, aros, maquillaje, camperas, otras remeras, etc, tienen en su guardarropa, seguro estás a la altura de Dolores. Es así.

Ale said...

Ch: o sea que la conchudez es genética, mirá vos.

Yoi: ¿en Cosmopolitan escriben esas cosas? ¿Y ustedes pagan por eso?

Peppers: esa sería la opción benévola. La malévola es la conchudez.

Flavio: ¿gente como ésta?

Peppers bis: ¿sabe que es verdad?

Mariano: ahora detallemé el caso de la gaseosa.

Lore VAsCa said...

Ese acto reflejo en algunos casos creo que está asociado a algún modo de culpa. En el caso de la remerita, por ejemplo, es la culpa de QUERER LA REMERITA y todos los cuestionamientos típicos asociados(no la necesito, es cara, ya paso la temporada, espero la liquidación... etc todos muy femeninos). En el caso de la gaseosa es de puro hdp el que hace eso!

comparto el cuestionamiento y asumo haber generado ese tipo de complicaciones. y prometo seguir haciéndolo.

Mariano said...

Claramente. Le ofrecés gaseosa, reciben la info, calculan cuánto puede hacerlas engordar un vaso, o medio, de ahí caen en cuenta que el verano está tocando timbre, luego proyectan que si se les desbarranca medio kilo se complica cómo les puede llegar a quedar la malla, los shortcitos, los lentes, las ojotas y hasta el marido o novio al lado en la playa.
Bueno, ni hablar de cómo les quedaría la remerita esa que vieron hace un tiempo en la Bond.

Ale said...

Lore: en el caso que yo relato no hay nada de culpa, al menos no en ese momento. Eso llega después, una vez que volvimos desde San Clemente hasta la Bond.

Mariano: usté debería laburar en un diario... ah, ya labura. Bueno, hace bien.

Lore VAsCa said...

es que cuando ya estas de vuelta, si no siente culpa, es para matarla! fijate que lo que relata Mariano tambien se relacina con la culpa, en este caso la de engordar.. igual la justificación no importa... es rompe bolas por donde lo mires...

johi said...

Ale y si, tuve que hacelo en mi adolescencia, para darme cuenta q no debia volver a comprarla, NUNCA mas!

Carlite said...

Perdón, pero con la Coca no hay culpa que valga. Si se te recalentó el procesador y tardaste en aceptar más del tiempo necesario para que el otro vuelva y se siente, entonces no hay un "ahora sí", directamente se levanta y se la va a buscar solita.
De otra manera es efectivamente una HdP.
Pero la versión 2.0 de esa Hdp es cuando no quiere, vos te servís, te sentás y te pide que le convides (y muy probablemente te deje un poquito sólo para no tener que levantarse a servirte más a vos).

Mariano, impecable lo suyo...