22 August, 2008

Gataflorismo gastronómico

Es un hecho: siempre tienta el plato de otro. Ponele, me pido unos ñoquis 4 quesos, todo fantástico, me encantan. Me los traen, yo feliz. Pero qué pasa, veo que en la mesa de al lado aterriza una violenta milanesa a caballo. Listo, ya quiero tirar a la mierda mis ñoquis y hacerle un operativo comando al de al lado, que a su vez se quiere deshacer de su milanga y cambiarla por el pollo con papas de uno de más allá.

Se podría inventar un sistema de rotación, que consiste en pedir algo rápidamente y sin mayor interés, para luego pasarle el plato de uno al de al lado, y todos contentos. Sí, lo sé, una gilada.

Por eso me gusta ir a las pizzerías.

10 comments:

johi said...

eehh...una especie de tenedor libre???

igual..si, es asi, no suelo querer cambiar lo que pedi para comer, pero soy de la que picotea del plato del otro...sisi, "la molesta"...

te puedo robar una papa??

Santiago said...

Este es el típico blog que genera un "Ayer me pasó eso mismo", pero aún así tengo que decirlo porque es la pura verdá: Ayer me pasó eso mismo.

Es que en esa parrilla, bien al paso y bien porteña, de Corrientes casi Riobamba tienen un menú reducido, pero reducido a sólo y nada más que todo lo que más me gusta.

NATUBELA said...

Me essstraña Batman y Robin!! Para tal fin se creo originariamente el famoso y archiconocido "Chancho vaaa", "Milanga vaaa" y así sucesivamente con los demás menúes.
Pero bueno, desp y con el tiempo fue perdiendo y desvirtuandosé su buen y correcto uso, como les paso a las galletitas Anillitos de Terrabusi. Besos, Natu

Anonymous said...

gracias por la magia

Flavio said...

Es totalmente cierto, pero no pasa solo con la comida: tambien con la ropa, el celular, la novia...

Carlite said...

Al final los chinos fueron unos adelantados en todo...

eMe said...

Bueno, en realidad sería mejor la libertad de "probación", esto es ir probando tenedor en mano todos los platos que te tientan hasta decidir.

Para cuando lo hacé, ya no tenés más hambre, pero te vas pipón pipón... o no???

Conta Dora said...

Con mis amigas hacemos eso... cada una pide un plato distinto y vamos rotando. Esto tiene más éxito todavía con los postres!

Saludos cordiales!

Flavio said...

Convendria inventar mesas giratorias. Fue idea mia, eh!

Leandrito said...

De hecho, en restaurantes modernos la moda es ordenar, suponete, un arroz con pollo a la petrini, pagar por ello, pero recibir lo que el cliente anterior ordenó. El chiste es que el próximo cliente va a comer lo que vos ordenaste, y el próximo lo que el cliente anterior ordenó; y la rueda sigue girando.