21 July, 2008

Hacé la cama que viene gente

Los locales de venta de camas y colchones brindan un espectáculo simpático y particular. Todos los vendedores hacen el mismo tour de precios, que es más o menos así: uno se acuesta boca arriba 10 segundos en la cama más barata, se levanta y pasa a la siguiente, otros 10 segundos. De ahí a otra que está un poco mejor y se queda un rato más, y hasta se pone de costado. Así va pasando por todas hasta que quedan las últimas dos. Son increíbles, cómodas, se adaptan al cuerpo de uno, una manteca. Pero valen 7 lucas por lo menos. Entonces uno vuelve a probar las 3 del medio, que ahora ya no están taaaan buenas porque uno probó lo que es dormir en el cielo. Al final se decide por una que está buena, pero siempre queda esa frustración interna de haber conocido una mucho mejor.

Y otra cosa particular: los clientes suelen ocupar todas las camas a la vez, lo que convierte al local en una rotación constante de gente vestida de civil acostándose y levantándose cual psicóticos. Y a todo esto se suma que, si es una zona “de locales de colchones”, el circo se repite con los mismos participantes en todos los negocios.

Siempre me gustó ver esas cosas que se dan por normales y son medio extrañas, igual que cortarse el pelo y que te vean por la vidriera.

11 comments:

Johnty said...

"Al final se decide por una que está buena, pero siempre queda esa frustración interna de haber conocido una mucho mejor."


No es una situacion tan inusual para quien sabe estar de novio con una chica buena y bastante bonita luego de haber conocido prostitutas vip.

Alex said...

Leí tu comentario Johnty y una vez más me hizo reír y dije en voz alta: "¡un clásico comentario Johnty!"

De ahora en más cuando escuche lo que sería un comentario así lo voy a llamar 'Johnty". Ej.: "Uy, ¿escuchaste el Johnty que se acaba de mandar el pibe ese?"

johi said...

pense exactamente lo mismo q johnty...

pero con respecto a lo de los colchones...mando siempre a que pruebe el otro, o m siento...eso de estar acostandome no m va...realmente me hace sentir psicopata, una papelonera!

johi said...

igual lo q me mato fue el titulo

"Hace la cama que viene gente"

jajajajaja, siempre me lo decian de chica y o u cuando vivia con mis viejos, a lo q respondia..."eehhh a ver...cierro la puerta y listo, ok? no tienen porq entrar a mi cuarto."

hasta q llegue a decirlo yo, POR DIÓ!!!

Rey Kitos said...

johnty es lo mas.

Yo cuando vaya a comprar mi cama, voy a pedir si hay alguna chica para hacer cucharita, ya que es como me gusta dormir a mi.

Fiona said...

La verdad yo compré un colchón hace poco y para mí es pura psicología. Son todos iguales y se sienten igual. Lo que tienen adentro es pura sanata. El mío me salió $ 499 y nada iguala el placer que me dio pagar justo lo que podía pagar por él.

Y Johnty, hay putas baratas mucho mejores que las caras. O al menos eso me dijeron.
Lo más caro no siempre es lo mejor.
Para eso se inventó el marketing y para eso existe la maldita/ bendita publicidad.

Ale said...

La publicidad miente, y las camas no son todas iguales. En ese orden.

Soleaspe said...

Creo que varios pensamos como Johnty ...
Nunca lo había pensado con el tema colchones pero si con la peluquería, me encanta chusmear que estan haciendo

Staff de Bla Bla Bla said...

Por eso las camas de clavos que tenemos es una barbaridaaa...

Lo peor es cuando te miran y ves una cara de horror, y por dentro sabes que en un mes (o más) todo volvera a ser como antes..

Ed said...

cuantas verdades q muetsra este blog. Son cosas q uno sabe pero nunca les da bola. gracias por abrirme los ojos. y echarme jabon, ya q tengo q comprar un colchon nevo en breve.

q te miren en la peluqueria es lo de menos, q te miren y se rian... ahi se complica...

p said...

será que hace mucho no compro un colchón? el finde voy a pasar a pispear, puede ser entretenido. quedará mal si llevo pochoclo y miro por la vidriera?

lo de la peluquería es lo menos. debiera ser un momento privado! acaso queremos que todo el mundo presencie nuestra transformación? los superhéroes lo hacían en un placard, los gusanos en un capullo... pero así, a la vista de todos, no da!